La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado a través de un comunicado que se encuentran desbordados, en una situación frustrante, en su trabajo de lucha contra el narcotráfico en la comarca del Campo de Gibraltar.

En este sentido, señalan que «la situación que se lleva viviendo en el Campo de Gibraltar se alarga en el tiempo. Muy lejos de ser hechos puntuales como lo catalogan las autoridades de turno. Unas autoridades, que lejos de dar una solución definitiva y tranquilizadora, sólo han tratado hasta ahora de sortear el temporal. Han intentado engañarnos mostrando un acercamiento de personal ficticio y con promesas que nunca llegan a materializarse, con la esperanza de conformar al pueblo y a los que luchamos para proteger los derechos de los ciudadanos decentes. Pero ya no hay quien los crea porque la resignación y la frustración ha llegado al punto más álgido«.

«Los profesionales estamos desbordados ante la frustrante situación, hacemos sobreesfuerzos que nunca se ven recompensados, suplimos las carencias con el coraje, la dignidad y la profesionalidad. Llegamos a nuestras casas con la cabeza alta y con la conciencia tranquila, pero con la rabia y el mal sabor de boca porque nuestro esfuerzo no lo puede continuar ningún compañero porque no hay relevos: “vía libre para los malos”. Todo ello nos genera una importante frustración profesional (Síndrome de Burnout o del Quemado) que inevitablemente va ligada a la personal», subrayan en el comunicado.

Asimismo, desde la AEGC denuncian que el sistema está desbordado (Juzgados, Depositarios Judiciales, Organismos y empresas privadas colaboradoras). «La burocracia, la mala gestión, la falta de colaboración o de asunción de competencias agrava la situación y causa un mayor desánimo en las FCSE. Cuando logramos decomisar géneros tenemos problemas para depositar el vehículo recuperado, la droga o el combustible aprehendido y nuestra jornada se alarga buscando una solución temporal, la mayoría de las veces recurriendo a favores personales, a otros estamentos o empresarios de la zona para resolver un problema que no son capaces de solucionar otros desde sus cómodos sillones a cientos de kilómetros».

«Nos ponen trabas propias de un país tercermundista»

Desde la AEGC no entienden que una aprehensión de combustible en un vehículo, en una embarcación o almacenado en un trastero, sólo conlleve sanciones administrativas al transporte de mercancías peligrosas. «Es inadmisible que al localizar cuartos con miles de litros de combustible los guardias civiles nos tengamos que limitar a denunciar a estas personas sin poder requisar el combustible objeto de sanción al no disponer de un lugar habilitado para guardarlo».

Así, la Asociación Española de Guardias Civiles ha podido constatar que la frustración y la impotencia es máxima entre los miembros de las FCSE, «son muchas las promesas incumplidas, son muchos años esperando que todo cambie y que los de arriba (más allá de nivel de Comandancia) hagan algo más que prometer y defraudar con falsas promesas. Por eso desde AEGC pedimos a los nuevos responsables que terminen con la dejadez y la desidia por parte de las administraciones, porque el desánimo, la desesperación y desilusión de los compañeros les está llevando a abandonar la comarca y llegará un momento que no quede nadie para seguir sacándoles «Los Castañas» del fuego».