martes, noviembre 30, 2021

Jesús Fernández, el día después de convertirse en historia de Tesorillo
J

Los tonos del teléfono móvil sucedían. Por fin, al cabo de un buen número de ellos, respondió Jesús Fernández Rey. “¿Sí?”, contestó. Poco ruido de fondo para el que cabría esperar en el entorno de un hombre que hacía unos minutos se acababa de convertir en el primer alcalde de la historia de un pueblo. “Ahora mismo estoy aquí tranquilo, con unos pocos amigos y familiares, y ahora no estoy para hablar en prensa ni para foto, prefiero que me llames mañana y ya hablamos. Estoy por apagar el teléfono”, aseguró el de Izquierda Unida con un tono poco festivo.

Lo volvemos a intentar por ya por mañana y ya, más tranquilo por el paso de las horas, responde con agrado. “Aquí, estamos, liado. No dejamos de trabajar”, comenta de primeras Jesús Fernández Rey. Cuenta que ha empezado su primer día como alcalde electo tras las primeras elecciones del Tesorillo independiente «como todos los días de los cuatro años anteriores”. A las 7.45 horas ya estaba en marcha con una cadencia rutinaria. Los tesorilleros se han encargado de sacarle del buscado refugio de la normalidad con sus felicitaciones, las paradas en mitad de la calle, los ánimos y los abrazos.

Jesús Fernández se despoja, a la mínima ocasión, de su traje de figura histórica en Tesorillo aunque no esconde su felicidad. “Yo pienso seguir igual, tomando café en los bares del pueblo, haciendo lo que hago día a día, porque eso me da la vida”, declara. “Más que un alcalde quiero ser un gestor. Si me preguntan qué es ser alcalde no sé responder, si es ir en mangas de camisa y trabajar, o ponerte traje y leer el periódico. Apuesto por lo primero”, comenta Fernández que responde a la pregunta de si va a ponerse muchos trajes ahora que es alcalde: “Me pongo chaqueta cuando me lo exige el protocolo y me pongo siempre el traje para casar a algún vecino; ahí lo disfruto”.

«Yo pienso seguir igual, tomando café en los bares del pueblo, haciendo lo que hago día a día, porque eso me da la vida”

Cree que es un triunfo electoral conseguido el pasado domingo es fruto del trabajo. “El trabajo de un gestor es trabajar. A falta de una semana para las elecciones puedes traer o prometer el lucero del alba que digas que está bendito pero lo importante es lo que se ha hecho”, dice el alcalde de IU, que tomará posesión el 15 de junio en otra jornada para la historia. “Mi visión de alcalde es salir a la calle y que me pidan cosas. Si hay una luz fundida en una calle pues que me lo digan porque yo a lo mejor no paso por ahí y si no lo sé no lo podemos arreglar, y así con todo”, expresa Fernández.

Jesús Fernández Rey.

“¿Esperar ese apoyo tan masivo? Pues la gente en me hacían sentir ese calor, pocos te dicen que te van a votar así en frío, pero notas que te valoran, que te dicen que no te preocupes, y piensas que puedes salir elegido pero una victoria así era difícil de pensar”, indica el alcalde electo de San Martín de Tesorillo, anteriormente presidente de la ELA y presidente de la junta gestora.

“Me pongo chaqueta cuando me lo exige el protocolo y me pongo siempre el traje para casar a algún vecino; ahí lo disfruto”

Para Jesús Fernández lo que más va a cambiar de unas cosas a otra es que va a contar “con un equipo con más gente que va a facilitar el trabajo”. “Cuando entramos en la ELA éramos dos personas que teníamos que llevarlo todo adelante: la administración, la feria, fiestas, entierros… Ahora con más concejales y podremos organizarnos mejor”; con el alcalde serán siete los que formarán el equipo de gobierno de Izquierda Unida.

Jesús Fernández también tuvo elegantes palabras para su principal rival político, el socialista Jesús Solís, que se ha conseguido tres concejales tras las elecciones del pasado domingo. “También era una persona capaz para este puesto, estaba más que capacitado como lo ha demostrado siendo diputado de Hacienda en Diputación de Cádiz”

Gallego, pintor de brocha gorda, alcalde

Jesús Fernández Rey nació el 1 de febrero de 1960 lejos, en As Pintes, en A Coruña, en el seno de una familia humilde. Junto a sus padres tuvo que emigrar Mataró, en Barcelona, en busca de oportunidades. Durante su juventud realizó diferentes trabajos hasta que entró en una fábrica, donde entró de lleno en el movimiento sindical.

“Allí conocí a mi compañera, con la que llevo 40 años”, declara. “Su familia tenía residencia en San Martín del Tesorillo y aquí nos vinimos buscando una posición económica mejor, y así fue porque este es un pueblo de oportunidades”, relata los hechos de principios de los ochenta. Asegura que el que ya considera su pueblo lo acogió “con los brazos abiertos”. Comenzó a gestionar empresas propias y familiares. Fue gerente de una discoteca durante treinta años, tuvo una “constructora pequeña de reformas”, en la que, además, fue “pintor de brocha gorda”. “Trabajaba para que mi sueldo no le costara a la empresa y pintaba”, apunta Jesús Fernández.

En 2015, ya metido en Izquierda Unida, logró ser presidente de la Entidad Local Autónoma de San Martín del Tesorillo. Con la segregación de Tesorillo de Jimena, en octubre de 2018, pasó a ser presidente de la gestora de un ayuntamiento en formación. El pasado domingo, Jesús Fernández logró mayoría absoluta en las primeras elecciones municipales del municipio. El 15 de junio tomará el bastón de mando y se convertirá en el alcalde. “No necesito ser alcalde para ser Jesús Fernández”.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti