martes, noviembre 29, 2022

Donde no llega la administración pública
D

La labor que realizan asociaciones y ONGs para luchar contra la pobreza y la exclusión no es nada nueva. Sin embargo, en momentos como los que vivimos, su trabajo se hace notar de manera excepcional.

Por desgracia, soy de los que piensan que la virulencia con la que nos ha atacado el Covid-19 hace que aún no seamos plenamente conscientes de lo difíciles que se van a poner la cosas en unos meses.

Estas semanas de confinamiento, la población (en general) ha mantenido una actitud responsable y positiva que ha hecho que a pesar de ser uno de los países más fuertemente afectados por esta maldita pandemia, hayamos conseguido doblegar (al menos de momento) los terribles efectos de este virus.

Las primeras semanas de desescalada, la llegada del verano y las ganas -con todas las precauciones- que tenemos de salir pueden hacer que la cruda realidad de la crisis que se nos viene se “retrase” unos meses.

Pero siendo realistas y con un parón casi total de la economía -que rozará los 100 días – nos encontraremos con sectores y empresas que no podrán recuperar el pulso y acaben echando el cierre definitivo.

Los índices de paro superarán el 20% y se incrementará dramáticamente el número de personas en riesgo de exclusión social. Es ahí donde muchas veces la administración pública no llega y se hacen grandes las asociaciones sin ánimo de lucro que luchan en primera línea.

Las administraciones públicas están incrementando los presupuestos y las ayudas sociales y tomando consciencia de lo que no viene pero pienso que quienes de verdad llegan a más gente día a día son asociaciones como Hogar Betania, Asansull, Banco de Alimentos, Comedor Padre Cruceyra. que realizan una labor impagable. Algunos de estos colectivos han recibido premios que contribuyen y aportan visibilidad, y donaciones tanto de vecinos como de empresas. Pero toda ayuda es poca en estos casos.

Estoy convencido que la crisis que se avecina se cebará aún más con los que ya estaban en situación difícil antes de todo esto, pero también hará que otros que nunca habían necesitado ayuda se vean ante esa nueva y dura realidad.

Desde aquí, y “usando” esta ventana que gracias a nuestros 8 diarios digitales me permite llegar a muchos rincones del Campo de Gibraltar cada fin de semana, me permito hacer un llamamiento a quienes no salgan tan tocados para pedirles, ahora sí, … ¡¡¡ RESPONSABILIDAD SOCIAL !!!

Es nuestra obligación cuidar de los que no tendrán tanta fortuna. En la medida de nuestras posibilidades, grandes industrias, pymes y ciudadanos en general debemos ser conscientes de esta nueva realidad y aportar económicamente de manera que aquellos que están en primera línea cuidando de los más desfavorecidos tengan los mayores recursos posibles.

No se trata de limpiar conciencias, ni tan siquiera de hacer gestos para la galería. La idea es acercarnos a esas asociaciones, conocer de primera mano la labor que realizan y preguntarles qué necesitan.

Por supuesto que el dinero siempre será bienvenido, pero también el voluntariado, la visibilidad en los medios, las gestiones administrativas y un largo etcétera de problemas a los que se enfrentan cada día.

Aún no ha llegado lo peor, así que en lo que nos compete desde 8Directo trataremos de dar la mayor visibilidad posible a estas asociaciones y tratar de concienciar de la falta de recursos en la que viven permanentemente estos héroes.

No esperemos a que otro lo haga, el éxito es la suma de pequeños esfuerzos que se hacen día tras día.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti