La tasa de abandono de los menores extranjeros tutelados ha descendido hasta el 15%

11
Rocío Ruiz, consejera de Igualdad de la Junta de Andalucía.

La consejera de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, Rocío Ruiz, ha informado en la Comisión de Infancia del Parlamento que la tasa de abandono del Sistema de Protección por parte de los menores extranjeros no acompañados que llegan a Andalucía ha descendido hasta el 15 por ciento en el año 2020 “gracias a la puesta en marcha de los nuevos programas de atención, acogida e inserción social y laboral por parte del Gobierno andaluz”. Así lo ha señalado el Gobierno andaluz en una nota en la que añade que la tasa de abandono era del 41 por ciento en 2019, cuando ya se produjo un primer descenso, puesto que en los dos años anteriores, 2017 y 2018, superaba el 70 por ciento.

La consejera ha informado que los nuevos ingresos en el Sistema de Protección andaluz de estos menores de enero a agosto de 2020 han sido casi de 600 (595), frente a los más de 2.700 que se produjeron durante los mismos meses de 2019. Respecto a las plazas ocupadas, la media para el año está siendo de 1.531 y los menores atendidos, 1.670.

En este sentido, ha especificado que, a pesar de la reducción en los ingresos de menores, hay que tener en cuenta que son más altas que la media de los últimos años puesto que el grueso de las llegadas producidas en 2018 se ha mantenido en los centros durante 2019 y 2020.

“A pesar de la reducción de estas cifras respecto a periodos anteriores, el reto de este año ha sido que el modelo de atención a estos menores fuese operativo para responder a la situación de crisis sanitaria en la que nos encontramos y conservara la calidad de la atención”, ha subrayado.

Los recursos específicos de recepción, ha informado la Junta de Andalucía, cuentan con zonas de aislamiento total para el caso de detección de positivos por Covid-19, y otras para cuarentenas hasta disponer de los resultados de las pruebas. Actualmente, estos recursos se mantienen en Almería, Cádiz, Granada y Málaga por ser las provincias de llegada de los menores una vez que son trasladados directamente por los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.