Atraer el talento, crear nuestra propia Universidad

578

Hace unos días, concretamente el pasado 12 octubre, el dibujante sanroqueño (esto se queda bastante corto para su trayectoria) Carlos Pacheco, compartía en su twitter (https://twitter.com/ Cpachecoficial) un precioso hilo en el que mencionaba una bonita historia de su niñez.

PLATERO y YO tuvimos una muy larga relación. Platero era un oculista algecireño y yo un niño miope sanroqueño a quien este le ponía gafas. Mi madre me llevaba a su consulta y luego me compraba un tebeo en la Plaza Alta. Nos sentábamos en un banco para descansar, pero yo no leía aquel tebeo recién comprado. Lo reservaba para casa. Prefería mirar y “leer” las maravillosas escenas de EL QUIJOTE que adornaban los bancos de esa plaza. Eran un tebeo mudo y fijado con cemento. Platero era un oculista de bata muy blanca y yo un niño muy raro. Aquellos bancos aun existen y aquellos azulejos con las desventuras del hidalgo manchego también. Gracias, Algeciras, no lo sabías, pero aquel niño gafotas era muy feliz allí.

Uno de los bancos situados en la Plaza Alta que menciona Carlos Pacheco

Me he animado a compartir esta historia con vosotros en este rincón al que me asomo los domingos en los diarios de 8Directo, porque estoy -imagino como todos- cansado del Covid-19, de las peleas de papagayos en el Congreso y de una incertidumbre que no deja que hagamos planes a medio o largo plazo.

Para bien o para mal la situación es la que es, pero hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar nuestro futuro y, en concreto, don Carlos Pacheco (al que no tengo el gusto de conocer en persona) me ha recordado el mucho talento que tenemos en nuestro maravilloso Campo de Gibraltar y el poco o nulo “caso” que se le hace desde las instituciones a la hora de buscar posibles soluciones y abrir nuevas

Banco en la Plaza Alta con los dibujos que menciona Pacheco.

En tan sólo tres tuits, Carlos nos recuerda que un niño pequeño de un pueblecito del sur de Cádiz (San Roque) puede convertirse en prácticamente lo que quiera. Alguien que tenía “algún problemilla de visión” en su infancia y que se inspiraba en unos preciosos azulejos que adornaban y aún lo hacen en la Plaza Alta de Algeciras, ha conseguido ser uno de los grandes dibujantes a nivel mundial trabajando durante más de dos décadas para Marvel o DC.

Esta pandemia ha acelerado procesos que de una forma u otra iban a llegar. Haciendo que nuestras universidades comiencen a estar obsoletas, que nuestros jóvenes no gocen de oportunidades y que la desazón por un futuro incierto les genere desidia y pocas ganas de esforzarse. ¿Por qué no sentarnos con los Carlos Pacheco del Campo de Gibraltar? ¿Por qué no atraer el talento y plantear proyectos de manera local realmente interesantes?

Carlos Pacheco, Adolfo Aldana, Rafa Trujillo, Alexis Morante, Julián Fernández, Almudena Ariza, Brisa Fenoy, Gisela Pulido … y muchos más que cabrían en esta lista y seguro estarían encantados de crear una plataforma donde educar y formar a las futuras generaciones de campogibraltareños que, como ellos, algún día sueñan en alcanzar grandes metas.

Seamos ambiciosos, atraigamos de vuelta nuestro talento, comprometamos a aquellos que salieron de aquí y triunfaron a volver (de manera permanente o temporal). Construyamos una nueva UNIVERSIDAD, una nueva escuela, pero buscando referentes que exciten a nuestra juventud, que sientan que es mejor soñar y esforzarse que dar una carrera con una caja de tabaco delante de la Guardia Civil.

Nada se escribió nunca de los cobardes. Si queremos ser dueños de nuestro futuro, debemos pelear por él y no mendigar ayudas o mirar a Cádiz, Sevilla o Madrid. Tenemos recursos, grandes industrias, instituciones y talento. Tejamos alianzas y luchemos juntos.