jueves, diciembre 2, 2021

«Esto ya es una locura, el hospital está lleno y no hay camas libres en UCI»

«Esto ya es una locura. El hospital está lleno. Nosotros sin parar, doblando turnos sin descanso. Hemos empezado a poner dos camas en cada hueco. No hay camas libres en UCI». Así describe una sanitaria del Hospital de La Línea el ambiente, límite, que se respira en el interior de este centro hospitalario. Tratamos de hablar con otra profesional, pero enseguida nos interrumpe: «Perdona, me acaban de pedir que me incorpore esta misma tarde». Disfrutaba de unos días de descanso.

Pero de descanso poco. La presión asistencial en los hospitales del Campo de Gibraltar no deja de crecer, se roza el colapso y los sanitarios vuelven a las trincheras, si es que alguna vez han podido salir de ellas. Los sindicatos denuncian saturación y falta de medios. Las direcciones de ambos centros hospitalarios trabajan, por el momento, en la reubicación de profesionales y la ampliación de medios estructurales, como la agrupación de unidades, como la de Pediatría y Maternidad, para ganar espacio para enfermos Covid o la reducción de la agenda de operaciones quirúrgicas.

La tercera ola de la pandemia ya está aquí, sin que ni siquiera haya acabado la segunda, golpeando en esta ocasión con más crudeza al Campo de Gibraltar, donde por su cercanía con Gibraltar se ha visto especialmente afectada por la cepa británica, mucho más contagiosa. Algo que el presidente del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos (CACM), el doctor Antonio Aguado Nuñez-Cornejo, destaca que ha provocado «un ascenso brutal» de los contagios en los ochos municipios de esta comarca, en los que «el porcentaje ha sido altísimo».

«Hemos entrado de golpe en la tercera ola con las UCIs llenas aún de gente de la segunda», lamenta esta sanitaria del hospital linense, que a pesar de todo, agotada, no duda en poner en valor el trabajo del resto de compañeros. «Aquí se sigue trabajando sin parar, sin protestar y eso no tiene precio». El Hospital de La Línea ha abierto además una Unidad de Cuidados Intermedios y esto está sirviendo de algo de respiro. «Nos está ayudando a aguantar», añade.

Una vez más, exhaustos de volver a luchar en primera línea y aguantando además dramas personales, atiendo a familiares y amigos, piden que se extreme la preocupación y que todos atendamos a la responsabilidad individual y social de cada uno.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti