El empresario burgalés Félix Sancho, dispuesto a entrar en un Algeciras CF SAD

278
Félix Sancho. Foto: sanpabloburgos.com.

El Algeciras Club de Fútbol se encamina hacia la sociedad anónima deportiva. Esas tres palabras, esperanzas para muchos y temidas por otros, llevan resonando en La Menacha desde hace mucho tiempo y con más fuerza desde la llegada de Nicolás Andión como presidente de la entidad tras ganar las elecciones en diciembre de 2019. En las últimas semanas, la conversión en SAD ha sido uno de los temas candentes y el proceso está en marcha hasta el punto de que ya está decidida la consulta a los socios, que son los que la tendrán que aprobar en asamblea, e incluso ha trascendido el nombre de posible principal inversor del proyecto: el empresario burgalés Félix Sancho, propietario de Inmobiliaria San Pablo, entre otras empresas, y presidente del San Pablo Burgos​, equipo de baloncesto que compite en la Liga ACB y en la Basketball Champions League (BCL). 

El acuerdo entre la directiva del Algeciras CF y del empresario está muy cerca de cerrarse, según ha publicado hoy deportesalminuto. Félix Sancho, que ha confirmado su más que posible desembarco en el club algecireño a medios de Burgos, es presidente del San Pablo Burgos Baloncesto, que compite en la Liga ACB, como socio una vez que el Algeciras CF se convierta en SAD. Sancho, además, también tiene vinculación con el fútbol burgalés a través del Burgos CF y con el balonmano, con el club UBU San Pablo.

Según burgosnoticias.com, Félix Sancho, con negocios inmobiliarios en la Costa del Sol -en Manilva-, vio de buen grado el ofrecimiento de los directivos del Algeciras para ayudar económicamente al club para cerrar una complicada temporada en lo económico -sin ingresos por taquillas y muy pocos por patrocinios- y, en un futuro, formar parte del accionariado. Algeciras sería su experiencia deportiva lejos de su tierra natal. Este diario se ha puesto en contacto con el presidente albirrojo, Nicolás Andión, sin tener respuestas.

Félix Sancho ha detallado al Diario de Burgos, que acordó con Nicolás Andión realizar “un préstamo para acabar la temporada porque andaban justos de presupuesto ya que no tienen ingresos de público, como los demás”. Sobre si su intención es ser máximo accionista del Algeciras, una vez este sea sociedad anónima deportiva, ha respondido al diario burgalés: “Eso es muy relativo porque lo tiene que aprobar la asamblea de socios, que tienen que ver si cubren el capital social. Ya veremos, mi intención es ayudar al Algeciras, no hay otra cosa. De momento no me lo he planeado porque no puede ser. Si yo les presto un dinero y no me lo devuelven, el préstamo se puede convertir en acciones. Si se aprueba la conversión, yo estoy en el último escalón”.

El camino conjunto entre Algeciras y el grupo inversor está trazado sobre el papel y, en parte, ya andado pero falta lo más importante: la aprobación de la masa social algecirista para llegar a la meta. El club busca fecha y sitio -el Ayuntamiento niega que por ahora se haya solicitado el pabellón Ciudad de Algeciras para la celebración de una asamblea- para exponer la situación a los socios y que se dé luz verde (o no) a la decisión de convertirse en sociedad anónima deportiva, con todo lo que ello conlleva. Hace solo unos meses esas palabras horrorizaba a gran parte de los algeciristas, que por muy malas experiencia anteriores desconfían de inversiones llegadas de fuera de la ciudad. También es cierto que la deuda de la Seguridad Social, la delicada situación económica y las posibilidades (y las ganas) de crecer parecen que han abierto la mente a más de un aficionado, o simplemente se han resignado. De hecho, en redes sociales y en la calle hay división de opiniones sobre si la SAD es lo que conviene al más que centenario Algeciras.