La última paciente Covid de la Planta 4 del Punta de Europa abandona el hospital

578
La última paciente que quedaba en la planta Covid del Punta de Europa, abandonando el hospital

La imagen de la última paciente Covid que quedaba en la Planta 4 del hospital Punta de Europa, que tuvo que ser adaptada para la pandemia, abandonando dichas instalaciones del brazo de su hija, tras superar la enfermedad, es algo más que una fotografía, compartida en redes sociales por una de las enfermeras de dicha planta… Es una imagen que en cierto modo simboliza que lo peor ya ha pasado, al menos en nuestra comarca, el Campo de Gibraltar, y que muchos sanitarios, después de tantos meses de lucha, empiezan por fin a ver luz al final del túnel. Aunque todavía haya que seguir teniendo, como ellos mismos indican, “paciencia y precaución”.

“Esta imagen representa la salida de nuestra última paciente Covid-19 en nuestra adaptada y reconvertida planta en asistencia en Covid. Para ella y su hija, señal de victoria, para nosotros sabor agridulce”, comenta en su perfil de Facebook una de estas enfermeras, Esperanza García, recordando que “para nosotros (por ahora) ha terminado esta pesadilla, pero aún quedan muchos compañeros implicados en esta lucha”.

“En nuestra retina queda la imagen del abrazo fundido de estas dos personas al reencontrarse”, añade García, que relata en dicha publicación, en primera persona, parte de su experiencia personal durante estos momentos, después de un año tan duro, que ni ella ni sus compañeros de la planta 4 del hospital algecireño olvidarán. “Espero que esta despedida sea para SIEMPRE, un ¡HASTA NUNCA, querido maldito bicho!… Pero para esto necesitamos de vuestra ayuda, seguid haciendo las cosas bien, y, cuando seáis acompañantes en el hospital, tened paciencia, sed sensatos y pensad en la situación que estamos, y no hagáis del hospital la Plaza Alta”, advierte esta enfermera de Medicina Interna.

“Hemos estado casi dos meses en una situación extrema, en la que hemos experimentado unos sentimientos desconocidos, pánico, terror, nada recomendable para la mente y el cuerpo humano. Los mínimos detalles se han visto más reconocidos, una simple llamada, la mínima palabra de aliento, una videollamada, han supuesto una explosión en cada cuerpo. Hemos reído en situaciones de estrés, pero hemos llorado y mucho, nos hemos sentido impotentes, y hemos visto cómo el tren descarrilaba delante nuestra y no podíamos hacer nada”, resume Esperanza García, refiriéndose a su experiencia y la de sus compañeros durante esta llamada Tercera Ola, y destacando que, a pesar de todo, “hemos estado unidos, hemos aprendido a trabajar en equipo y hemos sido uno. GRACIAS #EQUIPO4#Algeciras#hospitalpuntaeuropa”.

En su publicación en la referida red social, que acumula ya un considerable número de “likes” y numerosos comentarios de agradecimiento y aliento, esta enfermera de primera línea contra el coronavirus aprovecha también para “dar ánimos y fuerzas a nuestros compis que llevan un año en esta lucha, y que, por desgracia, aún les queda”.