Andalucía mantiene el cierre de provincias en Semana Santa y retrasa el toque de queda

708
Juanma Moreno, presidiendo hoy el Comité de Expertos de la Junta

El Gobierno andaluz ha decidido este miércoles mantener el cierre de la movilidad entre provincias tres semanas más, con lo que se incluyen la Semana Santa, y retrasar el inicio del toque de queda a las 23,00 horas, y a las 22,30 horas el cierre de los negocios de hostelería y comerciales.

Así lo ha anunciado el presidente de la Junta, Juanma Moreno, en una comparecencia pública tras presidir en la tarde de este miércoles, en el Palacio de San Telmo de Sevilla, la reunión del Consejo Asesor de Alertas de Salud Pública de Alto Impacto (Comité de Expertos).

La decisiones adoptadas, siguiendo las recomendaciones de los expertos y con el objetivo de evitar una cuarta ola de la pandemia del coronavirus tan agresiva como la que se produjo tras las pasadas navidades, tendrán una vigencia de tres semanas, desde este viernes 19 de marzo y hasta el 9 de abril.

Como novedades se ha decidido retrasar a las 23,00 horas el inicio del toque de queda, que actualmente comenzaba a la 22,00 horas, mientras que seguirá finalizando a las 6,00 horas, mientras que también se ha decidido retrasar en una hora el cierre de los negocios hosteleros y comerciales, de manera que a partir del viernes podrán cerrar a las 22,30 horas, en lugar de las 21,30 horas, como ocurre en este momento.

La limitaciones en cuanto a reuniones de personas se mantienen, esto es, seis personas máximo en el exterior y cuatro personas en el interior de los negocios de restauración.

Andalucía seguirá manteniendo el cierre de la movilidad entre provincias en las próximas tres semanas, junto al cierre perimetral de la comunidad autónoma de acuerdo con la decisión adoptada en el Consejo Interterritorial de Salud.

El presidente ha expresado que es consciente de que habrá ciudadanos a los que no les gusten las decisiones adoptadas este miércoles, pero es necesario seguir manteniendo mucha prudencia, de manera que el cierre de las ocho provincias hasta después de Semana Santa es una decisión “prudente, sensata y oportuna”, guiada por el consejo de los expertos y con el objetivo de evitar cuarta ola tan agresiva como la de después de las navidades.

En esa línea, el presidente de la Junta ha justificado la adopción de estas medidas “siguiendo el consejo del comité de expertos”, y asumiendo que pueden resultar “decepcionantes” para parte de la población, porque habla a diario “con mucha gente” y sabe del deseo de muchas personas de reunirse con sus familiares o parejas que viven en otras provincias.

“La situación actual es un fastidio para todos nosotros”, ha reconocido Juanma Moreno, que ha dicho llevar “semanas rompiéndose la cabeza para buscar salidas” a una situación que, un año después del inicio de la pandemia, “sigue siendo grave e igual de imprevisible que entonces”, según ha lamentado.

En esa línea, ha comentado que “las cifras de este año demuestran que esto hay que tomárselo muy en serio, sin frivolidades ni bandazos”, porque “el virus sigue con nosotros” y aún se está “muy lejos” de poder asegurar “que la situación está controlada”.

Así, ha subrayado que la incidencia acumulada de casos confirmados por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días en Andalucía se sitúa actualmente en 123, lo que supone un “nivel de riesgo medio-alto”, por lo que, aunque “estamos mejor que hace un mes, no estamos muy bien”.

“La curva no termina de bajar”

Moreno ha advertido a renglón seguido de que la curva de la incidencia “no termina de bajar” y “estamos en una especie de meseta con cierta tendencia a subir a partir de la semana que viene”, según las predicciones de los expertos y el “pronóstico” del “prestigioso” Instituto de Salud Carlos III, un “dato preocupante”, según ha avisado.

También ha destacado que los expertos trasladan a la Junta que la cepa británica del coronavirus es “dominante ya al 80%” de los contagios detectados en algunas provincias como Almería, y “es conveniente evitar su propagación”, así como ha alertado de que la variante sudafricana “está ya en Andalucía”.

Mensaje de confianza en las vacunas

A todo ello se suma, según ha continuado, que la vacunación contra la Covid “no va al ritmo deseado”, y aunque Andalucía es “la comunidad autónoma que más vacunas pone de España”, y ha administrado “el 93% de las dosis recibidas”, sólo hay más de 383.000 andaluces que ya han recibido el ciclo completo de la vacuna y se considera que están “inmunizadas”, que representan así al “4,4% aproximado de la población total andaluza”.

El presidente ha recordado además la decisión del Ministerio de Sanidad de “suspender temporalmente” el uso de la vacuna de AstraZeneca, de la que Andalucía ha inmovilizado unas 40.500 dosis tras esta decisión.

Al respecto, Moreno ha dicho ser “consciente de la enorme preocupación” que pueden generar las noticias acerca de los posibles efectos adversos de la vacuna de AstraZeneca, pero ha subrayado que la vacuna contra la Covid-19 “nos ha demostrado que es efectiva” y, de hecho, “en las residencias de mayores el virus ha desaparecido”.

La Junta presentará el lunes su nuevo plan de ayudas

Moreno ha reivindicado que la Junta de Andalucía ha apostado en esta crisis por un “modelo de equilibrio” a la hora de adoptar medidas que ha sido “bien visto por el resto de comunidades autónomas para tomar decisiones”, y que él “como presidente” ha querido “que la prudencia guíe siempre nuestra actuación”, algo que “no es nada sencillo”, según ha advertido antes de apostillar que para eso “hace falta tener determinación”, algo que su gobierno “intenta siempre tener”.

El jefe del Ejecutivo andaluz ha pedido “responsabilidad y comprensión a los sectores afectados por las medidas”, y ha asegurado que la Junta les intentará “seguir ayudando” con planes como el que el próximo lunes presentará con medidas que han sido “pactadas” con empresarios y sindicatos, según ha puesto de relieve.

De igual modo, Moreno ha pedido “responsabilidad” a los andaluces, cuyo comportamiento “en general” constituye para él “motivo de orgullo”, según ha dicho antes de concluir agradeciendo “la comprensión y confianza y el ejemplo que los andaluces han dado a lo largo de este durísimo año” de pandemia.