El jardín infantil Cucu inicia su proceso de matriculación tras realizar mejoras en el centro

65
María Esther Romero, directora y profesora del jardín infantil Cucu.

Abierto el periodo de matriculaciones en el jardín infantil Cucu de Los Barrios. Ubicada en la calle Las Rosas, en la Villa de Los Barrios, la escuela infantil Cucu se encuentra en pleno proceso de inscripciones para el nuevo curso, después de acometer durante estas semanas distintas reformas y mejoras en su centro (instalación de césped artificial en el jardín exterior y nuevas puertas antimiedo).

Fundado en 1994, con una cartera de cuatro profesoras tituladas y bajo la dirección de María Esther Romero, el jardín infantil Cucu apuesta por una metodología de enseñanza más dinámica y activa, implicando también, todo lo posible, a los padres y madres, con una comunicación permanente y directa y animando a su participación en las actividades extraescolares.

El jardín infantil Cucu cuenta con distintas instalaciones, climatizadas, y amplios espacios tanto interiores como exteriores, como una zona de juego exterior ajardinada, un patio y un arenero. Ya en el interior: un pequeño office con nevera y microondas para atender a los desayunos de cada bebé, un espacio común de recreo, tres aulas y la zona de comedor. En cada aula, en las que los pequeños son organizados en función de su edad, disponen de material didáctico tipo manipulativo acorde con la metodología impartida en este centro. “Para nosotras lo importante es que aprendan jugando, no que se pasen toda la mañana sentados en una silla. Nos gusta aplicar una metodología más dinámica y activa. Por ejemplo, trabajamos con ellos el inglés a través de canciones, trabajamos la psicomotricidad con distintos juegos…”, destaca María Esther Romero, directora del centro infantil.

Protocolo sanitario

El COVID-19 ha obligado a reforzar, todavía más, un exigente protocolo sanitario y de higiene que ya era norma en este centro. “Esto no es cosa nueva de ahora. Esto es de los 26 años anteriores. Nosotras estamos acostumbradas a trabajar con mucha higiene y limpieza, lo que pasa que ahora es mucho más exhaustiva”, añade Romero.

El protocolo de entrada incluye distintas alfombras de desinfección y secado, así como la dispensación de gel hidroalcohólico y la toma de temperatura para cada niño, padre o madre que entre al interior del centro. Estos últimos solo bajo cita previa. “No entra ni sale ningún niño, ni su carro, ni cualquier cosa que traiga el bebé sin pasar por todas estas medidas. Procuramos que los objetos que vengan de la calle sean solo lo imprescindible”, explica. En este centro han establecido además grupos burbuja, combinado el tiempo de recreo e intensificado la desinfección de juguetes. Los más pequeños disponen además de sus propios materiales de higiene y utensilios de alimentación. “Cada uno tiene su material propio, que es intransferible”.

Este es un trabajo muy gratificante. Recibimos a niños muy pequeños que van creciendo con nosotras y cuando los soltamos son ya unos muchachitos. Hay días complicados, como en todos los trabajos, pero si te gusta, te tiene que gustar mucho, es un trabajo muy gratificante. Aquí, cuando pasan de puerta para dentro, se convierten un poco en nuestros bebés y les atendemos como tal. Están en buenas manos”, declara María Esther Romero, directora del jardín infantil Cucu.

Aquellos interesados en informarse acerca de la matriculación en Cucu pueden contactar con el centro a través del número de teléfono 956622968.