miércoles, julio 28, 2021

Castellar registra en 2020 una liquidación de 120.000 euros más de los previstos en impuestos
C

El Ayuntamiento de Castellar presenta una liquidación positiva estimada en unos 120.000 euros (119.070,21), como balance del ejercicio tributario de 2020, según ha informado el diputado de Servicios Económicos, Juan Carlos Ruiz Boix, al alcalde Adrián Vaca a través de un encuentro telemático. El cobro de impuestos en el municipio, cuya gestión y recaudación está encomendada a la Diputación, ha alcanzado la cifra de 1.088.329,72 euros, cantidad por encima de las previsiones calculadas a inicio del ejercicio.

“A pesar de las dificultades que ha supuesto la crisis sanitaria y la paralización de los calendarios de cobro durante tres meses, la ciudadanía de Castellar ha mostrado su compromiso y su responsabilidad con un alto grado de cumplimiento de sus obligaciones fiscales por vía voluntaria”, ha explicado el diputado, que ha resaltado algunas de las medidas de flexibilización tributaria implantadas por la Diputación como “claves para que no sólo la recaudación no se haya resentido, sino que incluso haya estado por encima de los cálculos iniciales, lo que supondrá que el municipio contará con una cantidad extra no prevista para su funcionamiento”. 

Algunos de esos mecanismos puestos en marcha para facilitar el pago a contribuyentes han tenido que ver con calendarios personalizados de pago que han posibilitado el fraccionamiento de los recibos. Además se paralizó el cobro de las cuotas durante el estado de alarma y los plazos tributarios se ampliaron hasta en tres ocasiones sin recargos ni intereses, entre otras medidas.

Sin embargo, las demoras en pagos que conllevan estas decisiones no han tenido consecuencias en los ingresos mensuales del Ayuntamiento de Castellar, pues la Diputación ha cumplido con el calendario de anticipos programado, pese al parón en los ingresos durante  los meses en que estuvieron paralizados los procedimientos administrativos de cobro. Ruiz Boix ha destacado esta circunstancia que “ha permitido que el Ayuntamiento siguiera teniendo inyecciones de liquidez en momentos en que las necesidades de la ciudadanía crecían a causa de la crisis del COVID-19, evitando que pudiera darse una situación de colapso financiero o dificultades en la prestación de servicios públicos”.  

Con respecto a los impuestos, es reseñable el aumento de pagos por vía voluntaria hasta alcanzar la cifra de 1.046.118,48 euros, mientras que la vía ejecutiva alcanzó los 42.211,24 euros, apenas un 4% del total. Destaca la recaudación del Impuesto del Bienes Inmuebles; en el caso del IBI Urbano con un incremento de casi 2 puntos en los últimos ejercicios, rozando el 78 %, y en el caso del cobro del IBI rústico, con un significativo un aumento de 20 puntos acumulados respecto al año 2016. 

Además es reseñable el rendimiento de los medios telemáticos de recaudación habilitados, como la sede electrónica o la aplicación DipuPay, que han experimentado un notable incremento que llega al 400% , así como la atención telefónica mejorada con la incorporación de un nuevo programa o la renovación de los números de las oficinas distribuidas en la provincia de Cádiz.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti