La Real Balompédica Linense festejaba hoy, en el Municipal de La Línea, el merecido ascenso a la Primera RFEF conseguida la pasada semana. Una fiesta que quedó algo deslucida por una goleada infligida por el Córdoba CF, que necesitaba ganar para seguir con opciones de ascenso. La Balona, con una segunda fase casi perfecta, se relajó en exceso en el último encuentro de la temporada ante su público y lo pagó.

A los cinco minutos ya se adelantó el equipo cordobés, que evidenció qué equipo se estaba jugando la vida. Miguel de las Cuevas aprovechó la primera ocasión para adelantar al Córdoba, una jugada provocada por un error de Ashley Williams al sacar el balón jugado. Al Córdoba se le puso muy pronto el partido de cara.

El conjunto visitante volvió a golpear a los 25 minutos. Un centro de Nahuel al segundo palo lo remató Willy para hacer el 0-2. A la Balona le costó engancharse en el partido, ya no lo haría en toda la contienda. El rival verdiblanco sin embargo no bajó el pistón y Luismi Redondo hizo el 0-3 en el 32′. En el 35′, Miguel de las Cuevas aumentó la sangría con una precisa vaselina. 0-4 en poco mas de media hora.

Partido visto para sentencia en una primera mitad que se hizo muy larga. No gustó a la afición la imagen de su equipo, que sufría una goleada inesperada.

En la segunda parte se apaciguó la tormenta cordobesista. Los cambios de Antonio Calderón y el Córdoba, que ya no apretaba tanto y tenía el partido resuelto, hizo que se igualaran las fuerzas. Aún así, el cuadro visitante hizo un quinto gol, obra de Djetei a balón parado. De ahí hasta el final, alguna opción para los locales pero poca historia más, el encuentro hacía tiempo que estaba finiquitado.

La Balona comenzó su último partido en casa con un merecido recibimiento y una fiesta por el ascenso logrado hace una semana en Murcia, pero acabó sufriendo una goleada sin consecuencias en la clasificación a manos de un equipo que busca subir a la desesperada.