domingo, septiembre 19, 2021

Un increíble Algeciras luchará por subir a Segunda división
U

junta

La temporada ya era histórica con el ascenso a la Primera RFEF en el campo del eterno rival, pero el Algeciras Club de Fútbol ha conseguido un nuevo mérito, y de enorme mérito: entrar en la fase de ascenso a Segunda división. Los albirrojos se vaciaron para remontar en La Condomina, tumbar al poderoso UCAM Murcia con dos penaltis y meterse en el playoffs que se jugarán en Extremadura. Increíble. ¿Y ahora qué? Ahora, a seguir soñando. 

El Algeciras CF llegaba a la última jornada de la segunda fase con opciones de ser tercero y jugar la fase de ascenso, aunque para ello necesitaba ganar y que el San Fernando no venciera. El Betis Deportivo, que también tenía opciones y llegó a estar tercero durante muchos minutos de la mañana, evitó el triunfo isleño. Los de Salva Ballesta, con su objetivo ya logrado, se presentaron en el campo murciano con mucho que ganar y nada que perder. Primero se adelantó el UCAM Murcia con un golazo de tacón, pero un penalti en cada tiempo perfectamente ejecutado por Álvaro Romero dio la victoria que alarga temporada y la euforia albirroja. Los algecireños, ojo a esto, están a dos partidos de subir a la categoría de plata del fútbol español. Una auténtica locura, algo impensable en el inicio de la temporada.

Como toda la campaña, el de La Condomina fue un partido sufrido. Ante un rival de entidad, y que se jugaba la primera posición de esta segunda fase, los albirrojos salieron con cambios en el once inicial para cubrir las bajas y fueron fieles a su juego. El encuentro arrancó con igualdad, incluso con algo más de balón para los del Nuevo Mirador. Sin embargo, el UCAM asomaba con mucho peligro. En un centro lateral, a los 21’, llegó un remate magistral de tacón de Xemi que se coló en la meta de Guille Vallejo. 

El Algeciras CF, al que le venía costando un mundo marcar, tenía que remontar en un bastión. No tiró la toalla, a pesar de las bajas, del cansancio, de esa falta de gol. Sacó fuerzas de flaqueza, hizo lo que se le pedía, dar un poco más aunque no tuviera para seguir haciendo historia. La fe movió montañas. En el 41’, en un balón suelto, llegó un derribo dentro del área que el colegiado no dudó en señalar como penalti. Álvaro Romero asumió la responsabilidad y marcó el empate con maestría. 

El equipo de Salva Ballesta llegaba vivo al descanso y a un gol de la gloria. Y llegó, en un jugada parecida al del empate. Un centro lateral, una pelota no resuelta, y Espejo que fue derribado dentro del área. Otro penalti. Álvaro Romero cambió el disparo a la otra escuadra e hizo el 1-2 en el 69’. La afición algecirista empujó de lo lindo en La Condomina durante todo el partido pero con la ventaja insufló fuerzas a los suyos. Muy grande también lo de la hinchada.

De ahí al final, a sufrir, hasta siete minutos después del tiempo reglamentario. El Algeciras jugó con la ventaja y el tiempo; el UCAM fue a por el empate pero sin sobresfuerzo, consciente de que el Linares ganaba y era primero, y además se encontró con un rival con demasiado en juego como para dejar escapar la oportunidad de jugar una fase de ascenso 18 años después de aquella gloriosa temporada de José Luis Montes.

El Algeciras Club de Fútbol alarga una temporada de ensueño y sigue soñando nada menos que con ascender a Segunda división. Casi nada. Ya se ha demostrado que soñar y luchar por un sueño sirve para algo. Adelante, Algeciras. 

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti