domingo, septiembre 26, 2021

Controlados un incendio forestal en El Chapatá, en San Roque, y otro de matorral urbano en Algeciras
C

El Plan de Prevención y Extinción de Incendios de Andalucía (Infoca) ha intervenido en la tarde de este martes, 15 de junio, para controlar un incendio forestal que se había declarado en el paraje El Chapatá, en el término municipal de San Roque. Según la información facilitada por el Inforca, las llamas comenzaron sobre las tres y media de la tarde, y alrededor de las 18:15 ya se había dado por controlado. 

Según la nota, en las labores de extinción participaron un helicóptero, un técnico de operaciones, dos grupos de bomberos forestales, un agente de medio ambiente y una autobomba. A últimas horas de la tarde, las labores se centraban ya en dar por extinguido el incendio, algo que no se produce hasta que los técnicos consideran que ya no existe posibilidad de que el fuego se reavive. 

Por otra parte, éste no fue el único incidente de estas características registrado este martes en la comarca. En Algeciras, alrededor de las dos de la tarde, efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos tuvieron que intervenir en un incendio de matorral y monte bajo en una colina próxima a la urbanización Doña Casilda, a la espalda del centro comercial de Las Palomas.

Según fuentes del Consorcio, en total se emplearon 10.000 litros de agua, y se vieron afectados 4.000 metros cuadrados. Según pudo comprobar 8Directo, dos horas después de iniciado el suceso aún se encontraban en la zona cuatro vehículos del Consorcio provincial, entre ellos el nodriza, que es el que sirve para abastecer de agua, lo que supone la dotación completa del Parque algecireño, y los bomberos habían conseguido extinguir prácticamente las llamas, aunque aún tuvieron que permanecer más tiempo en el área quemada, hasta casi las 6 de la tarde, cuando el fuego se dio por controlado.

Hasta la zona, próxima a varios núcleos de viviendas, se desplazaron también efectivos de la Policía Local, así como el concejal Ángel Martínez, que se interesó por la situación. Afortunadamente, no hubo que lamentar daños ni personales ni en viviendas ni mobiliario urbano, originándose como única molestia para los vecinos el inevitable olor a quemado, que perduró durante un tiempo en la zona.

Cabe tener en cuenta, por otra parte, que el incendio se propagó en un lugar que se suele quemar habitualmente todos los veranos, y el viento de poniente registrado en la zona contribuyó a que hubiera que ocupar más tiempo en en la extinción.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti