domingo, agosto 1, 2021

Las farmacias andaluzas desarrollan una campaña para informar sobre la Fiebre del Nilo y cómo prevenirla
L

El Consejo Andaluz de Colegios de Farmacéuticos (Cacof) ha puesto en marcha una campaña de prevención de la Fiebre del Nilo Occidental, enfermedad de la que el pasado año 2020 se produjeron más de 70 casos causados por la inoculación de Virus de la Fiebre del Nilo a través de la picadura de mosquitos, principalmente del género Culex spp, y de la que este miércoles se ha informado del primer caso detectado en este año 2021 en nuestra comunidad, concretamente en Sevilla.

Así pues, el Cacof, en colaboración con los ocho colegios oficiales de farmacéuticos de Andalucía, ha iniciado una campaña informativa destinada, en primer lugar, a los profesionales farmacéuticos, y, finalmente, a la población con el fin de dar a conocer los principales aspectos relacionados con esta enfermedad y sus medidas fundamentales de prevención, orientados en su mayoría a evitar la picadura de mosquitos, que es la principal vía de transmisión de la Fiebre del Nilo Occidental.

Según un comunicado, el objetivo de la campaña es formar a los farmacéuticos andaluces sobre qué es esta patología y las principales medidas preventivas para evitar posibles contagios, e informarles de la situación epidemiológica de su zona de influencia.
Asimismo, pretende ofrecer a la población andaluza los consejos y recomendaciones fundamentales sobre cómo prevenir y controlar de picaduras de mosquitos en esta época de verano.

«Las oficinas de farmacia, como establecimientos sanitarios más cercanos y accesibles al paciente, somos un punto estratégico de información segura, de calidad y de confianza para los ciudadanos, y de ahí la iniciativa que hemos decidido poner en marcha para ayudar a la población andaluza en la prevención de la Fiebre del Nilo Occidental, y en concienciarles de la importancia de protegerse frente a las picaduras de mosquitos. Nuestra red de casi 4.000 farmacias puede ser un punto de apoyo importante en esta labor de difusión y prevención de posibles nuevos casos de la enfermedad», explica el presidente del Cacof, Antonio Mingorance.

La iniciativa se está desarrollando en colaboración con farmacéuticos de Salud Pública, y la primera actividad se llevó a cabo el pasado martes 8 de junio con el webinar formativo denominado: ‘Fiebre del Nilo Occidental: Claves para la prevención desde la Oficina de Farmacia’.

En esta sesión informativa participaron diversos farmacéuticos expertos en Salud Pública, como Carolina Sánchez Peña, farmacéutica de la sección de Seguridad Química del Servicio de Salud Ambiental de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias; y Marina Alcalá, farmacéutica de Salud Pública del Distrito Bahía de Cádiz-La Janda; así como Rubén Bueno, entomólogo, profesor la Facultad de Farmacia de la Universidad de Valencia y director técnico de I+D+i de Laboratorios Lokímica; y Francisco Marín Magan, farmacéutico Comunitario y miembro de la Comisión de Servicios Profesionales del Cacof.

Toda la información actualizada sobre la Fiebre del Nilo Occidental se podrá visualizar a diario a través de Axónfarma, la plataforma de farmacia asistencial del Cacof a la que pueden acceder todas las farmacias andaluzas, y que recoge tanto los últimos datos de la enfermedad como diversos materiales gráficos de la campaña.

Estos materiales incluyen varias infografías informativas para su difusión a los ciudadanos a través de Internet, las redes sociales y las propias oficinas de farmacia, en las que se explica en qué consiste la Fiebre del Nilo Occidental y cómo se puede evitar, ofreciendo consejos útiles para prevenirla y controlar a los mosquitos.

Fiebre del Nilo Occidental y medidas de prevención

La Fiebre del Nilo Occidental es una enfermedad causada por el Virus del Nilo Occidental, y se transmite a las personas por la picadura de mosquitos infectados, principalmente del género Culex. Las aves son los hospedadores naturales, y la infección afecta también a los caballos, aunque el contagio en personas sólo puede transmitirse a través de los mosquitos.

El periodo de incubación de la infección suele durar entre 3 y 14 días, y un 80% de los infectados son asintomáticos. En torno a un 20% de los infectados presenta fiebre, dolores de cabeza, cansancio, dolores corporales, náuseas, y vómitos, como principales síntomas, y en muy raras ocasiones (menos del 1%) se de

Así, para prevenir las picaduras hay que emplear telas mosquiteras en ventanas y puertas de la casa; usar ropa que cubra la piel: manga larga, pantalón largo o calcetines, especialmente al caer la tarde; utilizar repelentes de uso doméstico para el cuerpo; utilizar aerosoles (insecticidas) de uso doméstico y en espacios ventilados; evitar permanecer al aire libre al atardecer y al amanecer; apagar la luz cuando no sea necesario, ya que los mosquitos acuden a la luz; y alejarnos de espacios con agua estancada sin tratar (agua clorada).

Además, para el control de los mosquitos hay que evitar recipientes que acumulen agua estancada (cubos, bidones, ceniceros, tapones, platos de macetas, fuentes, etcétera) para evitar lugares de cría e impedir su reproducción; echar agua en los sumideros, al menos una vez a la semana; despejar las canaletas para que no se acumule el agua de lluvia; mantener los niveles de cloro adecuados en piscinas y estanques durante todo el año; proteger los pozos, bidones y aljibes con mallas mosquiteras; revisar los huecos en los árboles tapándolos o vaciando el agua estancada; vigilar el riego por goteo, que puede dejar pequeños puntos de agua en macetas y platos y retirar el agua sobrante del riego de las plantas, así como renovar cada 2 o 3 días el agua de los bebederos de nuestros animales.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti