sábado, septiembre 24, 2022

La Casa de la Cultura y el legado del Inglés, en el olvido
L

La Casa del Inglés se encuentra cerrada tras diez años sin dar servicio a los palmoneños. Este espacio se había destinado desde sus inicios a la juventud y a la infancia, con varias zonas como ludoteca, biblioteca, lugares de ocio y piscina. Esta Casa de la Cultura contaba con numerosos talleres y juegos que se organizaban al aire libre. Actualmente, ha perdido estos fines lúdicos y educativos y no consta con un plan de apertura.

Esta oportunidad de disfrutar y aprender llegó a su fin cuando se cerraron las puertas de este recinto. La Asociación de Vecinos Bahía de Palmones apunta a que este cierre se debe, sobre todo, a la «dejadez y falta de interés«. Como consecuencia, una vez clausurado el edificio, el mobiliario comenzó a deteriorarse, llegando incluso a derrumbarse el techo de la biblioteca, que se hundió junto a los 2.831 libros que albergaba, según datos recogidos en la página web del Ayuntamiento de Los Barrios. 

Por su parte, el Ayuntamiento asegura que no olvida esta situación y que, aunque no existe ningún proyecto sobre la mesa, en el futuro les gustaría reconstruir este espacio y añadir, quizás, un salón de actos, ya que, “Palmones no tiene ninguno y ha de hacer uso del salón de actos del colegio”. Por el momento, lamentan no tener financiación para llevar a cabo dicha reconstrucción y dejan la reapertura de la Casa del Inglés en el aire.

Puerta cerrada de la Casa de la Cultura.

“La estructura restante tendrá que ser demolida por el estado en el que se encuentra y al no reunir las condiciones necesarias para su uso. No contamos con el presupuesto necesario, pero en el futuro querríamos hacer un proyecto para reconstruirlo y que se pudieran desempeñar más actividades. Por supuesto, con el mismo fin lúdico”, ha señalado el delegado de Palmones, José Antonio Gómez.

Sin embargo, esto no es exactamente lo que reclaman los vecinos del pueblo. Proponen obras de reparación de las dependencias dañadas, ya que entienden que el coste sería mucho menor, junto con mejoras en el edificio, pues apuntan a que la estructura y diseño ya son adecuados para responder a las necesidades como Casa de la Cultura. Ante la falta de financiación, sugieren que los responsables soliciten fondos supramunicipales para dicha inversión.

Los ciudadanos de Palmones reiteran esta solicitud de apertura y respuestas por parte del Ayuntamiento. Aseguran que ante la falta de actuación organizarán movilizaciones para que “quede claro que esas instalaciones pertenecen a Palmones, tal y como estableció El Inglés”, en palabras textuales, “para el disfrute de la juventud y la infancia de Palmones”.

“Llega un momento en el que decimos basta. Basta con que no se cumpla el legado de una persona tan vinculada al pueblo, con un carácter tan altruista y generoso como Joseph Cunnighan y tengamos un edificio que se cae a pedazos”, ha recalcado el presidente del grupo vecinal, Manuel Ramírez Tocón, “es posible que la intención sea buena y que sean motivos positivos socialmente, pero supondría dejar morir el legado de Joseph”, ha añadido.

Palmones carece actualmente con un punto de encuentro como tenía hace años, un lugar donde reunirse, intercambiar ideas y por qué no, echar un buen rato, entre libros o juegos de mesa. El ocio y la cultura han quedado pausados en el tiempo con el cierre de la Casa del Inglés.

Los Barrios podría ser un buen ejemplo de lo que reclaman los vecinos, ya que cuenta con numerosos puntos de encuentro, como la Casa de Parody, El Pósito, Casa Urrutia o la Casa de Las Monjas. La Asociación de Vecinos reclama la «necesaria» apertura de la Casa de la Juventud y del Pabellón de Deportes, porque de lo contrario, señala Ramírez, «vamos a tener que reunirnos en los bancos de la plaza».

Estado del interior de la Casa del Inglés.

Joseph Cunnigham 

Cunnighan nació el 3 de enero de 1916 en Douglas (Isla de Man, Reino Unido). Con 47 años decidió marcharse y posteriormente quedarse en Palmones, obteniendo su permiso de residencia. Aquí estuvo un tiempo viviendo en una tienda de campaña, hasta que inició su proyecto de construcción de vivienda en el número 79 de la avenida Andalucía. En 1992, dejó su inmueble como legado al alcalde de Los Barrios y ante notario, con la condición de que este espacio fuera dedicado a la juventud de Palmones. Su voluntad ha quedado relegada a un segundo plano, tal y como se venía fraguando hace años por la falta de respuestas y soluciones sobre el deterioro casi completo de sus instalaciones.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti