martes, septiembre 28, 2021

«Una frontera abierta es algo bueno para todos; una frontera cerrada, algo desastroso para todos»

El escritor y periodista Paco Oliva reivindica en la presentación de su libro "Carta de amor de un gibraltareño a La Línea de la Concepción" la necesidad de aprovechar la "oportunidad histórica" que se abre para la zona

«En 1982, con la apertura de la frontera, se generó una gran ilusión en toda la comarca, en Gibraltar, La Línea de la Concepción y el resto del Campo de Gibraltar. Desafortunadamente, pasaron casi 40 años y todas las expectativas y esperanzas de un nuevo comienzo se esfumaron como una neblina matinal», recuerda con tristeza el periodista y escritor gibraltareño Paco Oliva en el preámbulo de su más reciente libro, «Carta de amor de un gibraltareño a La Línea de la Concepción».

Oliva presentó su libro este lunes, 6 de septiembre, en un acto celebrado en el patio de la Biblioteca Muncipal José Riquelme, en La Línea, en un acto que levantó no poca expectación al contar en la mesa con el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, junto al teniente de alcalde del área de Promoción Sociocultural de La Línea, y vicepresidente 2º de la Diputación Provincial de Cádiz, Mario Fernández, y la concejal de Cultura del Ayuntamiento linense, Encarnación Sánchez. También estuvo entre los asistentes el presidente de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Juan Lozano.

El libro debía haberse publicado en 2019, coincidiendo con el 50 aniversario del cierre de la Verja, pero una demora inesperada, a la que se añadió luego la pandemia, provocó que, finalmente, éste no haya podido ver la luz hasta casi dos años después, coincidiendo, ahora, con la negociación del tratado entre la Unión Europea y Reino Unido y la reivindicación de la aplicación acuerdo de Nochevieja de 2020.

Un momento, también histórico, que supone la apertura de «una ventana esperanzadora» que el escritor y periodista gibraltareño afronta con ilusión y aboga por no desaprovechar, tras destacar, tanto en el libro como durante el acto de este lunes, la «valentía y generosidad» mostrada por el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, y la entonces ministra española de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya. «En un alarde de pragmatismo y diplomacia inteligente a partes iguales, fueron capaces de prevenir el desastre, de encontrar las palabras y las ideas necesarias para colocar las bases de un tratado político internacional a culminar en los próximos meses; un ambicioso plan para una nueva era de amistad, reciprocidad y cooperación entre ambas partes», escribe en un preámbulo que da una nueva dimensión a esta obra.

El libro, una biografía novelada, a caballo entre el periodismo y la literatura, recuerda el hecho traumático que supuso el cierre de la frontera, en 1969, cuando el escritor tenía 7 años, y que separó familias, amistades y proyectos en común, abriendo una «herida» muy difícil de cerrar. Ahora, el futuro pasa, según Paco Oliva, por abrir «de par en par» esa frontera, «esa vieja verja de barrotes de metal herrumbroso para que nunca más vuelva a cerrarse, para que nunca más vuelva a ser el símbolo de un obstáculo insalvable, de una permanente intromisión entre nosotros, para que nuestros hijos no tengan que soportar otros cincuenta años de animadversión soterrada (que en ocasiones sí manifestaba su lado más oscuro y desagradable a plena luz del día), con la que sus mayores nos hemos visto obligados a convivir».

Tras la «oportunidad desaprovechada» que supusieron los años posteriores a la reapertura de la Verja, Paco Oliva aboga ahora en su libro por no volver a cometer el mismo error, y apostar decididamente por «un futuro mejor para todos, un futuro de armonía e interdependencia, repleto de oportunidades empresariales, de objetivos y expectativas compartidas».

Críticas a Macarena Olona y los «teatrillos» de Vox en la frontera

«Esta vez no podemos permitirnos quedarnos en tierra, esta vez nos merecemos por derecho y por responsabilidad subirnos a este tren de alta velocidad que tiene parada anunciada en nuestra estación, un trayecto que promete alejarnos en dirección opuesta al callejón sin salida, a la trampa conocida que nos aguardaba», advierte el autor, que aprovechó la presentación para criticar a «los de fuera de esta zona» por sus visitas para realizar «teatrillos en la frontera», en clara referencia a los políticos de Vox.

«Incomprensiblemente, siguen abogando por las mismas calamitosas recetas de cierres de fronteras e irredentismos irreflexivos», criticó paco Oliva, lamentando que medio siglo después del cierre fronterizo, “algunos aún no se han percatado de que el cerrojazo del 69 tuvo el efecto contrario del que pretendía”. «Persistir en el error, seguir cavando, no es la mejor opción», advirtió el escritor, lamentando también «las desafortunadas declaraciones de ‘dale a tu cuerpo alegría, Macarena (Olona)‘».

«Me resulta incomprensible que se trasladen 651 kilómetros para montar teatrillos en la frontera, con la intención de captar audiencias muy alejadas de la realidad y de las necesidades fundamentales de los que vivimos aquí”, añadió el periodista y escritor gibraltareño, que confió, en referencia a la diputada nacional de Vox, en que “estas palabras le lleguen a través de los medios de comunicación, que recapacite, y que use su posición influyente para colaborar en el bienestar de la zona y no para enredar”. 

«Si hay algo claro en izquierdas y derechas en esta zona, es que todo el mundo está de acuerdo en que una frontera abierta es algo bueno para todos, mientras que una frontera cerrada es malo y desastroso para todos”, concluyó el autor de «Carta de amor de un gibraltareño a La Línea de la Concepción».

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti