lunes, septiembre 20, 2021

Reuniones y movilizaciones por el antiguo hospital de La Línea: «La opción más viable es su demolición»
R

junta

El alcalde de La Línea, Juan Franco, ha anunciado este lunes una serie de reuniones con responsables de distintas administraciones públicas, tanto de la Tesorería General de la Seguridad Social como de la Junta de Andalucía, por el estado del antiguo hospital así como el planteamiento de una calendario de movilizaciones con el respaldo de los vecinos del barrio más afectado por el abandono de este inmueble, la barriada de San Bernardo.

En una junta de portavoces celebrada este lunes, de manera telemática, se ha avanzando en la moción aprobada por unanimidad el pasado jueves, en pleno ordinario, relativa a la adopción de medidas «perentorias» respecto al estado del antiguo hospital comarcal, «cerrado desde hace tres años, sin uso y sin un futuro claro», ha señalado el alcalde Juan Franco a los medios, haciendo referencia además a las últimas imágenes difundidas en redes sociales sobre el estado «lamentable» de su interior. En este encuentro han participado, además de los portavoces municipales y el propio alcalde, el concejal socialista Andoni Carrión como personal sanitario del Servicio Andaluz de Salud y conocedor de esta situación, así como la concejal de Participación Ciudadana Ceferino Peño y la concejal de Sanidad del Ayuntamiento de La Línea Zuleica Molina.

Franco ya mantuvo, este pasado viernes, un primer contacto con el director de la Tesorería General de la Seguridad Social en la provincia de Cádiz, quien ha brindado al alcalde linense la oportunidad de celebrar una reunión conjunta con la Junta de Andalucía, que espera concretarse en los próximos días. Además, desde el Ayuntamiento se va a mantener una reunión con la asociación de vecinos ‘La Esperanza’ de la barriada de San Bernardo con el objetivo de plantear una serie de concentraciones en las inmediaciones del edificio. Este encuentro se va a celebrar mañana martes, en el salón de plenos, a las 20.30 horas, con asistencia del presidente, Arturo Valle, y de los portavoces municipales.

El alcalde espera «unidad de acción» de los distintos grupos de la corporación municipal ante este asunto: «Esto trasciende de un problema puntual político en el que puede haber debate por parte de los grupos de la corporación, convirtiéndose en uno de los problemas más graves y serios que tenemos en esta ciudad. Un edificio que antaño fue el motor económico de una barriada con graves problemas sociales y ahora mismo se ha convertido en un auténtico agujero negro, que no sólo no genera economía sino que es una fuente constante de problemas».

Franco ha adelantado además que, según le ha trasladado la Junta de Andalucía, se van a llevar a cabo ciertas actuaciones de sellado del edificio, pero entiende igualmente que «la situación ya ha llegado a un punto de no retorno y esperamos actuaciones decididas al respecto ya, porque la barriada no puede esperar más, creo que tres años son más que suficientes para haber tomado una decisión al respecto y que podamos salir de esta encrucijada que tiene una difícil solución».

El equipo de gobierno propuso, en un principio, que el antiguo hospital fuese reconvertido en un centro docente de primer nivel para, más tarde, plantear en su programa electoral (100×100) la construcción en este emplazamiento de una ciudad de la justicia que reuniese los juzgados de la ciudad, así como las comisarías de la Policía Nacional y la Policía Local, entre otras dependencias. Una opción que Franco considera cada día más «inviable» por distintas cuestiones: el Cuerpo Nacional de Policía quiere un solar para contar con un edificio exento, los juzgados tampoco cuentan con el traslado allí. «Ahora mismo creo que la opción más viable, por desgracia, sería la demolición, ya que cuenta con al menos una planta en la que las bovedillas de fibrocemento habría que encapsularlas y el coste de la obra podría ser brutal «, ha concluido.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti