sábado, octubre 16, 2021

Cómo realizar la maniobra de Heimlich para intentar salvar una vida
C

La maniobra de Heimlich, que este martes salvó de la asfixia a un niño de apenas de 17 meses en Algeciras, gracias a la rápida intervención del agente de la Policía Local Cándido Rivera, se enseña en cualquier curso de Primeros Auxilios que se precie, y puede suponer, en cuestión de segundos, la diferencia entre la vida y la muerte.

Básicamente, según explicaba hoy el propio agente Rivera a 8Directo, consiste en abrazar por la espalda a la víctima y presionarle el cuerpo a la altura del diafragma, con el fin de contraerlo y producir una tos artificial, que ayude a eliminar el objeto que pueda estar obstruyendo las vías respiratorias.

Conocer la maniobra de Heimlich es clave para saber actuar en caso de atragantamiento. Por ello, profesionales como Cándido Rivera consideran que su conocimiento debería extenderse entre la población, y que, para ello, sería buena idea que se impartiera, dentro de una asignatura de Primeros Auxilios, en los institutos de Secundaria.

Según datos oficiales, más de 2.000 personas fallecen cada año en España por atragantamiento, siendo ésta la tercera causa, dentro de las no naturales, que más muertes provoca a lo largo del año en nuestro país. Así pues, cuantas más personas conozcan esta maniobra, que se desarrolla de distintas maneras según se trate de adultos o de bebés y niños pequeños, más muertes se evitarían por esta causa.

Según explican los profesionales sanitarios, «la velocidad de reacción es fundamental para que la persona que está sufriendo un atragantamiento consiga sobrevivir». «Si la persona permanece menos de 4 minutos con las vías respiratorias obstruidas, no sufrirá prácticamente ningún daño cerebral. El problema se complica cuando no hay ninguna persona cerca que sepa cómo se hace la maniobra de Heimlich. En ese caso, si la persona permanece de 4 a 10 minutos sin poder respirar, las posibilidades de que sufra daños cerebrales severos aumentan e incluso puede provocar la muerte», advierten desde el blog IFP.

La maniobra de Heimlich en niños

Según advierten estos profesionales es importante tener en cuenta, si alguna vez tenemos que ayudar a un niño pequeño que se esté atragantando, que no se debe ejercer sobre él la misma fuerza que sobre un adulto, sino adecuarla a la edad y tamaño del menor, a fin de no provocarle una lesión.

Si el niño es mayor de un año, antes de nada se le pueden dar 5 golpes con el talón de la mano en la espalda, ya que, a veces con este gesto ya se soluciona. Si esto no surte efecto, debemos pasar a realizar la maniobra de Heimlich:

  • En aquellos casos en los que el niño o niña pese menos de 20kg y sea menor de 5 años, debemos colocarnos detrás, ya sea arrodillados o sentados.
  • Una vez detrás, debemos rodearle con los brazos, al igual que a un adulto, y localizar el plexo solar (justo encima de la boca del estómago) para poder comenzar la maniobra.
  • A diferencia de lo que ocurre con los adultos, en estos casos se aconseja no usar el puño cerrado para ejercer la presión en esa zona, sino que se deben poner una mano en forma de cuchara y ayudar a la presión con la otra mano encima.
  • En esa posición se deben realizar 5 compresiones, procurando no levantar al niño del suelo.
  • Al igual que en los adultos, se debe repetir la maniobra de Heimlich hasta que el niño expulse el objeto o trozo de comida que le obstruye las vías y pueda respirar. Si el niño llegara a perder la conciencia, debemos parar de hacer compresiones y pasar a realizar maniobras de reanimación pulmonar mientras llamamos a emergencias.

Cándido Rivera: «Habría que enseñar Primeros Auxilios en Secundaria, porque eso salva vidas»

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti