domingo, noviembre 28, 2021

Las startups siguen en récords de inversión en España
L

Porque nunca sabes donde estará tu oportunidad laboral de mercado. Imaginemos por un momento que somos David Daneshgard, un tipo estadounidense cualquiera que se gradúa en la universidad pero que en su tiempo libre juega al poker. Quizá solo es un pasatiempo con el que ganar algo de dinero y ejercitar la mente o quizá se acaba convirtiendo en una habilidad que nos lleva a un escenario en el que alcanzamos el status de jugador profesional. Un profesional emprendedor que junto a sus colegas desarrolla una idea de futuro en la que depositar sus esperanzas de ganarse la vida. Pero para llevarla acabo necesita ayuda, es decir, financiación.

Bloomnation, después de darse de bruces con la realidad se convierte en una nueva startup emergente de mucho éxito, con cerca de dos millones de dólares de financiación. Basada en conectar a clientes que precisan ramos de flores con floristas locales de todo Estados Unidos, la inversión inicial de 30.000 dólares necesaria se consigue gracias a la victoria en un torneo de poker donde depositan todas las esperanzas. ¿Les llamarían locos? Probablemente sí, pero no lo son.

El poker es un juego muy valorado y considerado como un deporte mental profesional, sobre todo en el continente americano. En España son cerca de medio millón de personas las que lo practican cada año, según datos de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), sobre todo en su modalidad en línea. Aunque como ocurre en muchos mercados hay un grupo selecto de jugadores que son los que realmente pueden vivir de ello. La malagueña Ana Márquez es una de ellas, la mujer con más ganancias de la historia del poker español y uno de los mejores jugadores del país. Jugadores poco acostumbrados todavía a que su sector pueda ser el germen de inversión para la creación de empresas en otras ramas. Pero esto ya está ocurriendo.

Y como esta hay miles de historias detrás de cada nueva empresa que nace con la intención de correr con una suerte parecida a la de Daneshgard. Heura Food, Colvin o Impress como ejemplos en España. BeBIR o Ya Home como ejemplos en la provincia gaditana, donde en lugares como el último campamento de emprendimiento juvenil se trata de potenciar la creatividad de las nuevas generaciones para que puedan convertir su idea en una verdadera startup. Y en España es esta clase de negocio la que lleva al alza varios años y la que bate récords en 2021.

Según el informe Spanish Tech Ecosystem hay varios datos a tener muy en cuenta y que indican que la inversión en capital de riesgo en la península se encuentra en un gran estado de forma. A principios de año se alcanzaron los 1.900 millones de euros invertidos, mientras que el valor del emprendimiento en España aumenta hasta los 46.000 millones. Hace ahora un lustro apenas se alcanzaban las cinco cifras, lo que indica que el país ha crecido a un ritmo superior al de la mayoría de competidores europeos en esta rama. Como para no pensar que esto es el futuro.

Datos todavía más esperanzadores

El estudio coloca a España como uno de los centros de creación e inversión en startups más rentables de todo el mundo. Algo con mucho valor para un territorio que hace ya tiempo que sufre una fuga de cerebros más que evitable. Que las buenas ideas permanezcan en el país de origen depende de muchos factores, pero el principal es que haya actores económicos dispuestos a apostar por ellas y ofrecerles valor. El 2021 parece estar siendo una ayuda para potenciar este escenario, después de superar los peores momentos de la crisis sanitaria.

Spanish Tech Ecosystem revela que habría unas 10.500 startups dentro de nuestras fronteras y más de 300 scaleups. Este último concepto pone nombre a aquellas empresas basadas en la innovación que no solo tienen su proyecto como tal, sino que este ya está creciendo. Para ser considerada como scaleup una factoría debe acumular hasta tres ejercicios consecutivos presentando un crecimiento del 20% en beneficios o número de empleados, según la definición de la OCDE. Madrid y Barcelona son los principales centros para las nuevas startups, aunque en el informe se menciona a Alicante, Bilbao o Palma como ciudades a tener muy en cuenta.

Indagando en el texto también encontramos la denominación de empresa “unicornio”. Estas plataformas son aquellas que superan los 1.000 millones de euros de valor, que anteriormente pasaron por la situación de startup y que no han necesitado de una salida a Bolsa para alcanzar esta cifra. Esta clase de negocios son los que están haciendo crecer el sector y los que le hacen avanzar para que nuevos proyectos puedan beneficiarse de ello. España sería la nueva cuna europea para la formación de dichas empresas, pues ocuparía el quinto lugar en la escala de países con más potenciales unicornios del viejo continente.

Los sectores que más están triunfando son los de salud, banca y tecnología financiera, si bien hay startups de todo tipo con muy buenas posibilidades de inyección de capital. ¿Quién podría convertirse en el nuevo David Daneshgard? En España muchos nombres podrían aspirar a ello.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti