viernes, enero 28, 2022

«El número de contagios en los centros educativos, en las próximas semanas, va a ser bestial»

Malestar entre maestros y profesores por tener que hacer de rastreadores y "vigilantes" del Covid en las aulas, en plena sexta ola de contagios

junta

Escolares y docentes, que regresaban esta semana a los centros educativos tras las fiestas navideñas con más incertidumbre que certezas ante la evolución de la pandemia de la Covid-19 y, más concretamente, de la variante Ómicron, se han encontrado pronto con los efectos derivados de esta sexta ola, no tan preocupante como las anteriores en cuanto a gravedad e ingresos hospitalarios, pero sí mucho más contagiosa.

Al igual que en el resto de Andalucía, esta realidad ya se ha dejado notar en colegios e institutos de la comarca, aunque aún no hay datos oficiales de incidencia, ni en cuanto a bajas del profesorado ni en lo que tiene que ver con el número de alumnos que, tanto en Infantil y Primaria como en Secundaria y Bachillerato, están faltando a clase por dar positivo en coronavirus o ser contacto estrecho de positivo.

Lo que sí existe ya, según ha podido constatar 8Directo, es un creciente malestar entre los docentes, por el hecho de tener que ejercer de «vigilantes» de posibles positivos y cuarentenas en sus aulas. Según una circular recibida esta semana por maestros, «la forma anterior (de actuación) no es viable», «debido a la alta incidencia que tenemos en casos positivos en Infantil y Primaria». Y en Secundaria y Bachillerato, los equipos directivos, que ejercen en la práctica de coordinadores covid, están ya «desbordados».

«En nuestro centro, por ejemplo, la directora, que es quien tiene que hacer esa función extra, ha tenido esta semana más trabajo de rastreos que en todo el trimestre anterior. Aunque la hemos ayudado desde el equipo directivo, hemos estado completamente desbordados siguiendo la pista a positivos y contactos estrechos entre el alumnado, y la situación es parecida en otros institutos», explica Miguel Bou, profesor del IES El Getares de Algeciras y portavoz de la plataforma Marea Verde en el Campo de Gibraltar.

«Como sardinas en lata»

Desde Marea Verde están convencidos que los efectos de esta sexta ola se notarán, sobre todo, a finales de enero, después de varias semanas de convivencia en aulas con una ratio (25 alumnos en Primaria, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato) «muy por encima de la recomendable» en una situación de crisis epidemiológica, y sin que, según han denunciado ya anteriormente, se haya fortalecido al profesorado con refuerzos covid.

«Tal y como nos temíamos, en estos primeros días estamos teniendo muchos positivos, pero es que esto no ha hecho más que empezar, y en las próximas 2 o 3 semanas el índice de contagios va a ser bestial… Con las ratios que tenemos, los alumnos están en las clases como sardinas en lata, y ahora, encima, los contactos estrechos de positivos, llevando la mascarilla y estando vacunados, ya no tienen que guardar cuarentena».

Precisamente por ello, advierte Bou, esta alta incidencia de la sexta ola del Covid no se va a traducir, estadísticamente, en un porcentaje alto de aulas cerradas, pero «no porque no vaya a haber contagios, que las 2 o 3 semanas que nos esperan van a ser para contarlas, sino porque la Administración ha optado por reducir los requisitos para que sea obligatorio confinarse».

Por otra parte, el portavoz de Marea Verde en la comarca advierte de que la incidencia de la sexta ola también se está dejando sentir entre el profesorado, con bajas que se han incrementado en los últimos días, y que tardan unas dos semanas en cubrirse. «En mi instituto, por ejemplo, de unos 80 profesores que somos el martes había 15 de baja, aunque todas las ausencias no sean por Covid, y no había suficientes profesores para las guardias… Estas situaciones se solucionarían cubriendo las bajas al día siguiente, no a las dos semanas, y teniendo en los centros profesores de refuerzo, pero no se hace», advierte.

En cuanto a que tengan que ser los propios docentes, habitualmente miembros del equipo directivo, los que tengan que hacer de coordinadores covid y rastreadores, el representante comarca de Marea Verde lo considera «una broma de mal gusto». Según advirtió, «no es de recibo que esa labor la estén haciendo personas que no son sanitarios, y que, además, tienen que seguir realizando esas labores de rastreo por las tardes e incluso fines de semana, sin gratificación alguna, e incluso recibiendo amenazas por parte de la Inspección Educativa si se niegan a trabajar desde casa en sus sábados y domingos de descanso».

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti