sábado, diciembre 10, 2022

Cepsa crea un proyecto antisequía para reducir su consumo de agua en un 20% para 2024
C

quironsalud

Responsables de la Gestión Medioambiental en Cepsa han presentado este jueves la Declaración Ambiental correspondiente al año 2021, año en el que el Parque Energético San Roque ha invertido 11,18 millones de euros y la Planta Química Puente Mayorga, 13,4 millones. En su totalidad la compañía ha destinado 24,6 millones de euros en mejoras en la gestión ambiental. De cara al 2024, Cepsa ha contemplado un proyecto antisequía para reducir su consumo de agua en un 20% en sus instalaciones.

Cepsa ha anunciado este nuevo proyecto antisequía, que se originó a través del Comité Antisequía creado para buscar posibles ahorros de consumo de agua en la fábrica, una medida que continúa funcionando. En este momento se encuentra en fase piloto con la idea de que puedan reducirse diariamente los litros de agua utilizados en sus instalaciones. De esta manera, prevé reducir en un 20% su utilización para 2024. Una vez alcanzado este objetivo, la compañía eléctrica pretende recuperar una parte del agua que vierte en la Bahía de Algeciras y tratarla mediante un sistema de ultrafiltración y ósmosis inversa, con el fin de volverla a incluir en el proceso como agua de refrigeración.

«En este punto nos gustaría ver cómo funciona esta nueva planta y qué limitaciones tiene para poder optimizarla», señala el responsable de Protección Ambiental del Parque Energético San Roque.

El Parque Energético San Roque ha reducido el 90% del ratio de emisiones de SO2 por tonelada de crudo procesado entre los años 2000 y 2021. El compromiso por el medio ambiente se ha hecho aun más notorio en los últimos años, pues los centros industriales de Cepsa en San Roque invirtieron el año anterior 24,6 millones de euros en mejoras medioambientales, con proyectos enfocados en el ahorro del agua y en la economía circular, con el fin de aumentar la eficiencia y reducir la producción de residuos.

En cuanto al balance de emisiones de CO2, los centros industriales cerraron con un descenso de 705.132 derechos de emisiones. En concreto, desde 1990 a 2021 el Parque Energético San Roque redujo su ratio crudo por tonelada un 28%. Sin embargo, en los últimos dos años se ha producido un leve incremento, desde 2019 a 2021, pasando de 109 a 114. Las razones por las que se ha originado este aumento han sido los materiales solicitados en este periodo y la crisis de la pandemia del covid, tal y como han explicado responsable de Protección Ambiental del Parque Energético San Roque, Jesús Mota Ruiz, y el responsable de Protección Ambiental de Cepsa Química Puente Mayorga, Amando Herrero González.

La inversión en mejoras medioambientales en el Parque Energético San Roque ha sido de 11,18 millones de euros que han ido destinados entre otros, a proyectos relacionados con la eficiencia energética, el ahorro y consumo responsable de agua. Por su parte, la Planta Química Puente Mayorga ha destinado 13,4 millones en materia prima de los detergentes con tecnología Detal, en la mejora de residuos, en la reducción de las emisiones y en la eficiencia energética y en la seguridad.

Así, la compañía eléctrica ha destacado haber alcanzado el 87% de los retos programados. Estos consistían en la reducción de emisiones y consumo energético en la atmósfera, para el que se ha contado con un nuevo colector de antorcha y mejoras en motores y cambiadores; en la reducción de la generación de residuos se ha propiciado la adecuación de tomas de muestra; en la mejora de la infraestructura se ha llevado a cabo la impermeabilización de tanques y en la red de arquetas, y en relación a la economía circular se ha desarrollado el proyecto Detal y mejoras de sostenibilidad, todo ello con una inversión de 13.460.000 euros.

La hoja de ruta de Cepsa es ambiciosa. La compañía tiene como fin recortar sus emisiones y situarse como referentes de su sector. Según los objetivos expuestos, en 2030 pretende reducir sus emisiones de CO2 en un 55% respecto a 2019 y aspira a ser neutra en carbono antes de 2050. Ser neutralidad de carbono, según el Parlamento Europeo, se alcanza cuando se emite la misma cantidad de CO2 a la atmósfera de la que se retira por distintas vías, lo que deja un balance cero, también denominado huella cero de carbono. Por último, Cepsa tiene como objetivo alcanzar el cero neto y llegar al positivo neto, «permitiendo a los clientes y a la sociedad avanzar en la dirección correcta».

En el Campo de Gibraltar Cepsa participa en diversos proyectos medioambientales para contribuir a preservar el entorno, así como flora y fauna que cohabitan en la Bahía de Algeciras. Entre estos proyectos destaca el convenio con la Universidad de Sevilla para controlar la propagación del alga invasora que tanto afecta a las costas de la zona, el proyecto de la Estación Ambiental Madrevieja en San Roque para su puesta en valor y la recuperación de lechuzas, un convenio de Cepsa con la Unión Europea y la Junta de Andalucía; la Cátedra de Cepsa; la recuperación de Arroyo Negro en La Línea para conservar este espacio natural, de gran relevancia por el enclave geográfico en el que se encuentra, y el rescate de tortugas, S.O.O Caretta, proyecto coordinado por la Asociación Hombre y Territorio, en colaboración con la Fundación Cepsa.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti