miércoles, agosto 17, 2022

La lumbre de Israel Fernández da luz y calor al Encuentro Paco de Lucía
L

Talentos flamencos los hay a patá por rincones de Andalucía y el resto del país. Voces frescas, jóvenes amantes de lo puro y con gusto. Una muestra de ello se vio anoche en Algeciras con la terna de cantaores. La fuente tiene caudal, aunque no siempre bien encauzado. Sin embargo, a veces hace falta algo más, un plus, alguien capaz de enganchar a las nuevas generaciones, un generador de futuros buenos aficionados, una figura de moda. Israel Fernández es en eso el nuevo referente. Es lumbre. Lo fue también en su breve paso por el Encuentro Internacional de Guitarra Paco de Lucía, donde dejó destellos de sus sobradas virtudes ante público entregado de antemano y que casi llenó el Parque María Cristina.

Carreras para llegar a tiempo a los primeros compases tras el descanso, olés por doquier, «otra, otra», y alguien que grita «esto es la Champions». Fenómeno fan para un cantaor sobrado de virtudes, con una voz preciosa, vestida de lunares, que domina y que la sitúa donde se requiera.

Israel Fernández arrancó con cantes de levante, ‘El día que yo embarqué en el puerto de Almería’. Dejó su sello y gustó por tientos con ‘La Amada’. El guitarrista jerezano Diego del Morao es más que un maridaje perfecto para el toledano, se complementan y se entienden. Sonó preciosa la versión de ‘La maja aristocrática’ de La Niña de los Peines. El cantaor mostró también su sapiencia flamenca moviéndose con habilidad y buen gusto por los distintos palos. Además, un cantaor que camaronea y lo hace bien es sinónimo de éxito. Lo hizo por soleá por bulerías o por bulerías puras con el acompañamiento a las palmas de El Pirulo y Markito Carpio. A Camarón y Paco brindó un fandango.

El de Toledo dejó entonces el escenario pasadas la medianoche, pero el público lo sacó de nuevo con su insistencia para un último cante ya con la gente en pie enfilando la salida. Aún así, supo a poco, tampoco fue mucho, en lo que a tiempo se refiere, y para disfrutar de un cantaor que da luz y calor al flamenco de hoy.

Lela Soto.

La segunda noche del Encuentro Internacional Paco de Lucía arrancó antes con la voz de Lela Soto, que también estuvo acompañado por Diego del Morao. Considerada una de las voces jóvenes con más proyección, se entregó en su flamenco de raíces, continuadora del legado de Los Sorderas.

Rafael el Zambo, acompañado en la guitarra por Manuel Parrilla, siguió la noche flamenca esperanzadora para los buenos aficionados, en el Parque María Cristina, que presentó una bonita estampa y una gran entrada en una noche fresca para estrenar julio. Una de esas voces que gusta acoger en un festival el flamenco que apuesta, y así debe ser, por cantaores jóvenes.

En la jornada de mañana, sábado día 2 de julio, tendrá lugar el espectáculo ‘Paqueando’, con José Mari Banderas a la guitarra, Diego Amador al piano y la colaboración del baile de Nazaret Reyes. Así se irán sucediendo los eventos hasta la culminación el día 6 de julio con el concierto del artista sevillano El Arrebato presentando su disco ‘+ ABRAZOS’.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti