lunes, octubre 3, 2022

(0-1) El Algeciras se estrella ante un muro llamado Salvi
(

El Algeciras lo intentó de todas las maneras.

Es muy complejo explicar en una crónica lo vivido en el templo algecirista si no se ama y odia el fútbol casi por igual. El maldito y bendito deporte que tantas pasiones levanta y que no entiende de méritos, lógica o de otros factores. Sólo sabe que a esto vence el que marca más goles que el contrario. No es arriesgado, ni mucho menos, afirmar que el conjunto de Iván Ania ganará partidos esta temporada haciendo menos méritos y sobre todo muchas menos ocasiones que las que tuvo ante la Cultural y Deportiva Leonesa. Un equipo al que redujo a casi nada pero que tiró de oficio y aprovechó un falló, en salida de balón, para sumar tres puntos que, dirán los románticos, no mereció pero que nadie los puede quitar ya de su casillero.

Lo de ganar dos partidos seguidos como local sigue siendo muy complicado, claro que si los albirrojos crean tantas ocasiones y reducen sus fallos en zona defensiva, seguirán dando alegrías a una afición que, al menos tras estos 90 y tantos minutos, poco puede reprocharle a sus jugadores. Si acaso más contundencia atrás y la falta de puntería. El Mirador cedió y no lo hacia desde aquel desgraciado día de febrero en el que Ferni cayó lesionado ante el Alcoyano. Si aquello fue un accidente, lo de la Cultural sólo cabe atribuirlo al fútbol.

El segundo partido en casa arrancó como le gusta a la grada y al técnico local. Con vértigo, con un estadio entregado y un equipo lanzado a por su poderoso oponente. Borja, lesionado, dejó su sitio a Unai Vega. En el minuto tres Tomás casi repite el gol olímpico de hace un año en Barcelona y en el siguiente, el vasco, desde la frontal, la mandó al palo cuando el tanto se cantaba.

Lejos de achicarse, la Cultural aceptó el reto. Querol, un incordio, ganó la espalda de Albarrán y Pol evitó males mayores. Seguidamente, de nuevo Veiga obligó a Salvi a intervenir y en el 11, en ese pim, pam, pum, Figueras no acertó en la conexión con Iván el balón quedó en los pies del delantero Obolskii, de los caros de la categoría, que cedió a Solís que la mandó guardar. Todo eso en 11 minutos. El golpe pudo ser peor ya que Néstor Querol, otra vez por la derecha, pudo poner aún más cuesta arriba el duelo.

Extrañamente el Algeciras, aunque creó ocasiones para al menos igualar el choque antes del intermedio, entró en una fase de excesivas prisas. Unai es más llegador que medio centro y el equipo se partía en exceso. Romero, en el 20, fue derribado por el portero Salvi, fuera del área, pareció falta pero al sevillano ya se sabe. El 10 pudo marcar en una dejada de Roni y cierto lío en el área pero Salvi acertó.

Docampo dijo, en la previa, que su equipo quería ser protagonista pero la realidad es que desde el gol, es lícito, sus hombres se dedicaron a defender, esperar una contar y fingir muchas, pero que muchas lesiones, ante la mirada del árbitro y la indignación de la grada. Aún tuvo Elejalde un intento desde la frontal antes del intermedio. ¿Injusto? Puede, pero esto va de acertar con la portería

Asedio

Lo que ocurrió tras el descanso tiene aún más difícil explicación. Nada más volver de la caseta, con Van Rijn por Figueras, Roni tuvo la primera pero se adelantó un defensa con Salvi ya superado. En el 51 Romero cedió a Tomás y el disparo del algecireño se colaba cuando un pie, milagroso, la mandó a la esquina. Lo peor estaba por llegar. El Algeciras era un vendaval, llevado por su gente y parecía cuestión de tiempo. Roni, en el 60, perdonó lo que nunca hace. Sólo a escasos metros de la portería la mandó arriba. Salvi, en el 62, sacó una manopla espectacular a un cabezazo de Iván y Romero, en el 63, la mandó pegada al palo. Había que mirar el marcador para comprobar que, efectivamente, aquello seguía 0-1. El cariño de la grada a Roni, que tenía paisanos en las gradas, es más que merecido y saben que volverá más pronto que tarde. El nueve tiene crédito más que sobrado.

Mientras la Cultu metía defensas y no salía de su área, Ania modificaba su equipo siempre con más atacantes. Siddikki y Mizzina, la pareja de Marruecos, estaban en el campo cuando Albarrán y Roni, en otras dos acciones de gol, no pudieron con el muro Salvi.

El último cuarto de hora se jugó al límite y con la niebla del Estrecho como invitada. Romero dio el susto con una lesión, quedó en nada. Y Tomás, en la primera llegada de los cazurros evitó el segundo. Fútbol. No faltó la polémica con un penalti, en el campo lo pareció y la tele lo confirmó, a Unai Veiga que el trencilla, que no tuvo su día, no decretó.

Hasta el final más de lo mismo pero no había manera. La ovación con la que la grada despidió a los suyos es un síntoma. Todo ello después de que Ania, que fue expulsado, y Docampo se encarase en la banda. Toca levantarse y pensar en Badajoz. Bendito y maldito fútbol.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Pol Tristán; Carlos Albarrán, Amoah, Jordi Figueras (Nico Van Rijn 45′), Tomás; César García (Siddikki, 60′), Unai Veiga, Iván Turrillo (Pimienta, 86′), Elejalde; Álvaro Romero y Roni
Cultural y Deportiva Leonesa Deportiva Leonesa: Salvi; Saúl, Cristian Pérez, Jon Amelibia, Joel López (Castañeda, 75′); Solís (Alarcón, 60′), Tarsi, Álvarez, Percan (Muguruza, 45′), Néstor Querol (Trigueros, 67′) y Obolskii (Medina, 75′)
Árbitro: Antonio Sánchez Sánchez (Extremadura). Mal ya que no supo cortar las pérdidas de tiempo de la Cultural. Amonestó a los locales Figueras (27’), Tomás (37’), Iván (67′), Nico Van Rijn (73′). Por parte visitante Percan (30’), Tarsi (87′). Tras acabar el partido expulsó al técnico local, Iván Ania.
Goles: 0-1. Min.11. Solís.
Incidencias:: Partido correspondiente a la tercera jornada de liga en Primera Federación Grupo Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego con arena debido al cambio de césped. Mejor que hace siete días. Unos 4.600 espectadores en las gradas, entre ellos algunos llegados desde León.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti