viernes, diciembre 2, 2022

La comarca se vuelca con los niños saharauis: las historias de Hussein, Maila, Tibiba y Mohammed
L

El programa de acogida de menores saharauis, ‘Vacaciones en Paz’, concluyó hace unas semanas con la vuelta de los niños y niñas que habían llegado a España desde los campos de refugiado en Argelia. En el Campo de Gibraltar, catorce familias repartidas por toda la comarca acogieron a 32 menores de 8 años durante los meses de verano.

A lo largo de estos meses, las familias no han sido las únicas que han ayudado a estos niños saharauis, sino que otras entidades como ayuntamientos de la comarca, asociaciones, empresas privadas y centros de salud han volcado sus esfuerzos en hacer que la vida de estos niños sea mejor. Una prueba de ello han sido la ayuda que han recibido algunos niños como Hussein, Maila, Tibiba y Mohammed. 8Directo ha tenido la oportunidad de conocer sus historias a través de una de las responsables del programa ‘Vacaciones en Paz’ en el Campo de Gibraltar, Lola Morales.

Hussein y sus gafas nuevas

Hussein en la óptica algecireña Opivision.

Con más de 20 dioptrías de miopía desde que nació, el pequeño Hussein se ha acostumbrado a vivir viendo bastante borroso. «Desde que llegó al Campo de Gibraltar el pasado mes de julio, este niño ha disfrutado jugando como cualquier otro. Gracias a su familia y a la óptica algecireña Opivision, Hussein regresa a su hogar en los campos de refugiados de Argelia con dos gafas nuevas. Una de las lentes ha sido regalada por la propia óptica con la colaboración del servicio de oftalmología del Hospital Universitaria Punta de Europa», ha expuesto la responsable.

Maila y su acogida inesperada

Maila durante su estancia en el Campo de Gibraltar.

«Durante su estancia en la comarca en estos meses, Maila, una niña saharaui de 8 años que padece una discapacidad psíquica y epilepsia, ha sufrido crisis importantes que le han llevado a estar ingresada en el hospital Punta de Europa. Tras ello, ASANSULL acogió a la pequeña para así cuidarla de forma adecuada», ha explicado Lola Morales.

«A causa de la pandemia, Maila empeoró al no tener los medicamentos necesarios para tratar su enfermedad. Sin embargo, tras el programa ‘Vacaciones en Paz’ esta niña vuelve a los campos de refugiados con los medicamentos necesarios para evitar que su salud empeore, y además, sabiendo que cuando le falten sus medicinas podrá conseguirlas gracias a la neuróloga del hospital Punta de Europa, quien enviará los medicamentos a las diferentes asociaciones que trabajan en la zona para que se lo lleven a Maila», ha añadido.

La futura operación de Tibiba

Tibiba, la niña que está en medio, jugando con otras menores del programa de acogida.

«Tibiba llegó este verano con quemaduras en gran parte de su cuerpo, ya que en plena pandemia se cayó en un brasero en el campo de refugiados que vive. Debido a la situación sanitaria, la pequeña no pudo curarse bien las heridas, lo que le ha afectado en la movilidad del cuello. A lo largo de este verano, Tibiba ha recibido todos los cuidados necesarios para tratar sus quemaduras, estando incluso ingresada en la unidad de quemados del Hospital Universitario Virgen Macarena. El próximo año la pequeña volverá a repetir experiencia en el programa de acogida, ya que tiene programada una intervención para evitar que pierda la movilidad en las zonas quemadas», ha descrito la responsable.

Mohammed y sus dosis necesarias de insulina

El Campo de Gibraltar no solo se ha volcado con los niños saharauis de esta edición, sino que la comarca también tiene recursos para aquellos pequeños que vinieron hace unos años como el caso de Mohammed, un niño que padece diabetes y es celíaco. «Cuando llegó a la comarca, fue acogido durante el verano por una familia que uno de ellos era también diabético. Al terminar el programa, Mohammed se fue devuelta a su hogar, los campos de refugiados en Argelia, y desde que vino a España no le ha faltado nunca sus dosis necesarias de insulina. Gracias a la colaboración del hospital de Gibraltar y la farmacia Brian Galiano, a Mohammed le llegan sus dosis de insulina a su casa en los campo de refugiados», ha comentado Lola Morales.

El Campo de Gibraltar, volcado con el pueblo saharaui

A lo largo de estos meses, todos los niños, sin importar su estado de salud, han recibido el apoyo de muchas empresas, organismos gubernamentales y personas, colaborando así en hacer que los menores saharauis se sientan como en casa.

«A todos los niños que vienen con el programa se les realiza revisiones médicas para que cuando regresen a los campos de refugiados, se vayan con un buen estado de salud», ha puntualizado Lola Morales.

Los ayuntamientos de la comarca también se han volcado en colaborar con ‘Vacaciones en Paz’. Para la edición de este año, el programa de acogida ha contado con la ayuda de los ayuntamientos de San Roque, La Línea, Jimena de la Frontera y Los Barrios, quienes los han invitado a diferentes actividades.

La teniente de alcalde y delegada de Participación Ciudadana en el ayuntamiento de La Línea, Ceferina Peño, junto con familias de acogida y niños saharauis durante una de las actividades organizadas en la localidad.

Ante la oleada de solidaridad, Lola Morales solo tiene palabras de agradecimiento. «En nombre de la asociación queremos agradecer al Campo de Gibraltar por su solidaridad con los niños saharauis», ha asegurado la responsable. «El Campo de Gibraltar se ha volcado con el pueblo saharaui», ha añadido.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti