miércoles, diciembre 7, 2022

(1-2) Orgullo y crueldad
(

El Algeciras sucumbió ante el Deportivo y lo hizo de una manera cruel, llena de orgullo para el equipo y su gente, aunque eso no da puntos. Óscar Cano, técnico del equipo gallego, lo admitió nada más llegar a la sale de prensa “no hemos merecido ganar el partido”. Poco consuelo, pero indica bien a las claras lo que fue el choque entre los de Ania – quizás el míster fue a por todas cuando tenía el empate pero a toro pasado todo es más fácil- y el gigante de la categoría. Tampoco faltó la polémica. Un más que posible penalti sobre Soriano en la primera mitad y un gol anulado a Unai Veiga, en el 92, que la tele demuestra claramente que no es fuera de juego. El punto, al menos, habría hecho algo más de justicia, aunque en el fútbol eso ya se sabe que no computa, a lo visto en el templo algecirista.

Con un ambiente soberbio, cada vez más habitual en el Mirador, y un césped de maravilla, el conjunto de casa, como se esperaba, se plantó sin complejos ante el todopoderoso y laureado visitante. Tomás, en el primer minuto, ya avisó de lo que se venía . Siddiki, de menos a más y Ferni, ya suma, ocuparon las bandas con Elejalde por detrás de Roni. Así resolvió el asturiano la baja de Romero. ¿Quién dijo miedo?

Tras ese arranque, el choque, aunque siempre con mejores sensaciones de los rojiblancos, entró en una fase en la que, otra vez, el Algeciras mostraba su poderío en el área rival pero también las consecuencias de dejar tanto espacio atrás.

Roni en un lance del partido. FOTO: ACF

En el minuto 13, con la presión muy arriba, el cuadro de Riazor mostró su calidad en la salida de balón. Antoñito metió un balón a la espalda y Svensson no perdonó ante Flere. La calidad se paga y si nunca se puede regalar, menos ante un oponente que necesita poco. El gol no tranquilizó a los coruñeses. Tienen mucha calidad pero se les ve inseguros, más aún cuando enfrente tiene un equipo que no conoce el miedo. Esa forma de jugar, con sus pros y contras, ha llevado al equipo hasta aquí.

Roni, muy participativo, tuvo una buena ocasión en el 22 pero Mackay, probablemente el mejor portero de la categoría, atrapó. Y en en el 30, Elejalde, otra vez dejando todo, protagonizó una de esas cabalgadas, tras otra recuperación en la parte ofensiva, que mereció ser gol. Su remate se fue al palo, Roni cogió el rebote y se la dejo a Iván. Si alguien merecía una tarde así era él. Golazo y las tablas al electrónico que, por entonces, hacía justicia a lo que ocurría en el verde.

Antes del descanso llegó la jugada del penalti, en otra pérdida en salida de balón, sobre Mario Soriano. Las protestas le costaron una amarilla a Óscar Cano.

Un ciclón

El segundo acto sólo tuvo un color. El rojiblanco. En el 49 un caramelo de esos que habitualmente pone Albarrán lo remató Ferni de cabeza y se marchó por muy poco. Una nueva llegada por banda, en este caso por la izquierda, permitió a Tomás y Ferni conectar para que Elejalde, forzado, rematase y Mackay evitase el segundo. En el 66 Roni obligó a otra intervención del meta gallego.

Del Deportivo no había noticias aunque, poco a poco, fue capeando el temporal. Una subida de Carnero, con remate muy desviado, fue lo único que pudieron ver de cerca los aficionados deportivistas que se ubicaban en el fondo norte.

El cansancio y el alto ritmo comenzaban a pasar factura. Ferni, con molestias, y Siddiki, cuando ya no podía más pese a que estaba aportando, dejaron su sitio a Mizzian y David Martín. De nuevo Ania redobló la apuesta pero esta vez no salió bien, aunque es plausible el ir siempre a por el partido. Someter al mejor equipo de la categoría no está al alcance de cualquiera.

Y en esas, una pérdida en zona ofensiva, nadie hace falta y Soriano remata, parece que sin mucha convicción y Van Rijn, que hizo lo que debía, tocó para desviar la pelota al fondo de la propia portería. Mackay se lesionó, el descuento se fue hasta los seis minutos y Unai Veiga tuvo tiempo de marcar un gol legal que, incomprensiblemente, fue anulado y que habría hecho justicia a un equipo que, nadie dude, seguirá arriesgando tras el parón.

Ficha técnica:

Algeciras C.F: Juan Flere; Albarrán, Nico Van Rijn, Jordi Figueras, Tomás; Siddiki (David Martín, 71’) , Iván Turrillo, Pepe Mena (Unai Veiga, 84’), Ferni (Mizzian, 76’); Elejalde (Serrano, 84’) y Roni

R.C. Deportivo de la Coruña: Ian Mackay (Edu Sosa, 90’) ; Antoñito, Adrián Lapeña, Pablo Martínez, Raúl Carnero; Villares, Olabe (Víctor Narro, 62’), Rubén Díez, Mario Soriano (Jaime, 89’); Álberto Quiles (Gorka Santamaría, 78’) y Svensson (Kuki Salazar, 78’).

Árbitro: Manuel Ángel Pérez Hernández (Madrid). Amonestó a Pepe Mena (60’),David Martín 78’). Por parte visitante Pablo Martínez (77’)

Goles: 0-1. Min.13. Svensson. 1-1. Min.31.Iván Turrillo.1-2 Min.82. Mario Soriano.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de liga en el Grupo I de Primera Federación disputado en el Estadio Nuevo Mirador. Según el club 5.187 espectadores, algunos de ellos aficionados del equipos gallego, en jornada declarada como medio día del club. Terreno de juego en perfectas condiciones.

+ QUE 8

Te puede interesarrelacionados
Recomendados para ti