(0-0) El Algeciras planta cara al líder y suma un punto para creer

Los de Ania son mejores en la primera parte en la que, de nuevo, no están acertados de cara al gol. En la segunda saben aguantar sin apuros.

9c0d306b 8ea2 4ee1 91dd 70e798e11d8b
Colaborador
02 de Abril de 2023
Pepe Mena, con Rodrigo Sanz detrás, tuvo que retirarse lesionado. FOTO: ACF
Pepe Mena, con Rodrigo Sanz detrás, tuvo que retirarse lesionado. FOTO: ACF

El líder pasó por el Mirador y no hizo daño. De hecho, si bien el empate no es injusto, hay que señalar que el único equipo que tuvo ocasiones para ganar, más allá de la última acción de Javi Castro que acabó en la red de Miño y fue anulada por fuera de juego, fue el Algeciras. De nuevo el mermado, por las bajas, conjunto de Ania, no acertó en le definición y también Jesús Ruiz, el meta alfarero, demostró su calidad.

El final de esta película nadie lo conoce aún, pero que el conjunto rojiblanco no está muerto es más que evidente. Llegaba el conjunto alfarero al templo algecirista, con menos ambiente que en semanas anteriores, como el mejor visitante y tras la derrota del Deportivo. Además, no estaban ni el capitán Iván ni el goleador Romero. Retornó a la zaga Adomnio, buena actuación junto a Van Rijn, y entraron el once Pepe Mena y Sanz, muy participativo y probablemente su mejor actuación desde que llegó.

Al míster del Algeciras se le podrán criticar muchas cosas pero que de cobarde no tiene nada es más que evidente. Que un equipo en descenso, con una parte de su hinchada con la mosca detrás de la oreja y con mil problemas de lesiones, salga al ataque ante el líder no es lo habitual, Pues eso hizo el conjunto del asturiano y en los primeros 45 minutos mereció, al menos, anotar un gol y marchar al intermedio en ventaja. Pero esto es fútbol y se trata de meterla en la red.

El sofocante calor de la Bahía pareció no sentarle bien al potente conjunto madrileño. Un bloque sólido, que sabe lo que se hace y que no regala nada. Tiene un objetivo y va a por él sin mirar el camino. Su fin es el ascenso. Ante eso el equipo de casa salió osado, como su técnico, y en el minuto tres un centro de Tomás lo mandó Albarrán, sí de lateral a lateral, al travesaño por la parte alta. Fue el toque de corneta de un Algeciras con cabeza, sin concesiones que de la mano de Pepe Mena y Borja dominaba la parcela central. Addai, no obstante, avisó en el seis pero Miño respondió. Uno despúes fue Pepe Mena el que, tras una soberbia descarga de Roni, casi hace estallar a la grada. La mano abajo de Ruiz evitó el primero. En el siguiente córner, Admonio, con su cabezazo, obligó a otra buena acción del arquero catalán.

Eran los mejores momentos de los locales que insistían y no permitían, nunca, que los alfareros estuviesen cómodos. Sin tener claridad en las llegadas el dominio era rojiblanco. Enfrente había un señor equipo que esperaba pacientemente. Sabían que ese ritmo era insoportable. Para colmo de males, Mena se lesionó en el 32. Entró Benítez y Serrano, muy trabajador, pasó a la zona central. El esfuerzo coral de todo el equipo mereció el aplauso de los suyos en la retirada a vestuarios. Antes, fue el propio Benítez el que obligó a una nueva intervención del meta.

Esfuerzo titánico

Tras el paso por la caseta el partido ya fue otro. Las bajas, el calor y que el Alcorcón no quería más sustos, propiciaron un decorado muy diferente. Los madrileños ya no sufrieron aunquen tampoco acorralaron a su oponente que no renunciaba a la victoria. El juego se fue haciendo espeso, los cambios de los de Santo Domingo eran potentes, mientras que Ania veía como los suyos se desfondaban. Entraron Martín y Elejalde, el segundo siempre dispuesto a ir al frente, por Siddiki y Sanz. Los dos se vaciaron. Admonio tenía calambres, Roni se pegaba con Babin y Castro, pero el líder ya iba ganando terrenos.

La defensa no pasaba apuros y no hubo complicaciones en salida de balón. Sólo una acción de Chiki, que tapó Borja con Miño ya batido, llevó el susto a la grada. Habría sido muy cruel. El cabezazo de Castro no fue ni gol anulado ya que el asistente del árbitro tenía la bandera levantadas desde el saque de la falta de Ernesto.

El Algeciras sigue en la pelea, presumiblemente en los puestos de descenso, pero así se puede confiar en que este grupo, pese a las bajas, al menos reapareció Ortiz en el tramo final, puede plantar cara a todos. Si acierta con el marco, en una parte de todo lo que genera y se mantiene serio atrás, es justo tenerle fe. Un punto de crecimiento moral para un equipo que se resigna a caer.

Ficha ténica

Algeciras CF: Miño; Albarrán, Admonio, Van Rijn, Tomás, Borja, Pepe Mena (Benítez, 32'), Juan Serrano (Mario Ortiz, 75'), Siddiki (Elejalde, 67'), Rodrigo Sanz (David Martín, 67') y Roni.

AD Alcorcón: Chus Ruiz; Víctor García, Castro, Babin, Pablo García (Berto, 76'), Mosquera, Javi Lara (Dalmau, 76'), Ribelles (Morillas, 46'), Álex López (Bravo, 87'), Addai (Ernesto, 67') y Chiki.

Árbitro: Manuel García Gómez (Badajoz). Amonestó a Addai (46'), Tomás (74'), Admonio (78') y Van Rijn (80').

Incidencias: Partido de la 30ª jornada del grupo I de la Primera Federación, disputado en el estadio Nuevo Mirador de Algeciras ante 3.020 espectadores.

 

 

Archivado en