Cepsa avanza en la instalación de parques solares en Jimena y San Roque, y busca terrenos para uno eólico

20 de Octubre de 2022
9c208070-5f47-440d-9c32-304dfc8cb038
9c208070-5f47-440d-9c32-304dfc8cb038

Cepsa ha entrado de lleno en la carrera por la energía renovable y la descarbonización. Una política, empujada por la situación y las normativas medioambientales, que afecta de lleno al Campo de Gibraltar, donde la compañía cuenta con una refinería y una planta química. Entre sus proyectos centrados, en definitiva, en la reducción de la contaminación se encuentra la instalación de parques fotovoltaicos, uno en San Roque y otro en Jimena de la Frontera, de los que espera contar con la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) antes de que acabe el presente año, mientras que busca terrenos para levantar su segundo parque eólico de la provincia tras el que tiene en Jerez de la Frontera.

La compañía ya anunció el pasado mes de junio que se encontraba inmerso en el desarrollo de varios proyectos para la producción de energía renovable en Andalucía, dos de los cuales iban a tener lugar en San Roque y en Jimena de la Frontera. El responsable de promoción proyectos renovables en Cepsa, Pablo Ronse, explicó durante una visita de periodistas al parque eólico de Jerez de la Frontera que en estos momentos la empresa espera la llegada de la Declaración de Impacto Ambiental de las plantas fotovoltaicas favorable y que sea "antes de navidades".

El parque fotovoltaico de San Roque se situaría en la zona norte del Pinar del Rey y contaría con una capacidad de producción de unos 200 megavatios, aunque es posible que "por temas ambientales" se reduzca a 150. Por su parte, el del término municipal de Jimena de la Frontera sería de 100 megavatios. El Ayuntamiento jimenato ya apuntó que está en negociaciones con varias compañías interesadas en establecer su parque solar en el municipio para obtener contraprestaciones beneficiosas para los vecinos. Preguntado por la superficie que ocuparían sendos parques, Pablo Ronse apuntó que la "ocupación es relativa es baja, ya que lo normal es ocupar dos hectáreas por megavatios, pero en estos caso se pretende que sea 1,4 o 1,5 hectáreas por megavatio".

Junto a los parques solares de Jimena y San Roque, Cepsa tramita otros en Torre Alháquime, Setenil de las Bodegas y Alcalá del Valle, además de otros en otras zonas de Andalucía. La compañía trabaja en el desarrollo de estos cinco proyectos de energía solar fotovoltaica, que tendrán una capacidad total de hasta 600 MW. La instalación de estas plantas fotovoltaicas en toda Andalucía supondrá una inversión de más de 420 millones de euros y está previsto que su construcción genere más de 1.300 puestos de trabajo, llegando a alcanzar cerca de 2.200 empleos en las fases punta de su desarrollo.

Una vez en marcha, todos estos proyectos producirán una energía anual estimada de 1280 GWh, lo que equivale al consumo de 387.000 hogares durante un año, es decir, la suma de los hogares de las capitales de Cádiz, Málaga, Huelva y Jaen. Asimismo, la producción de esta energía renovable evitará la emisión anual de 510.000 toneladas de CO2.

Por otro lado, Cepsa busca en el Campo de Gibraltar terrenos en los que levantar aerogeneradores, un parque eólico para la generación de energía renovables, similares a los parques de este tipo que ya existen en la zona.

Pretende ser otro movimiento más de la multinacional en su proceso de descarbonización y reducción de emisiones. El desarrollo y uso de biocombustibles, la apuesta por el hidrógeno verde y las inversiones en las plantas de San Roque son otros. Esta misma semana Cepsa ha anunciado la creación del primer corredor de hidrógeno verde entre el sur y el norte de Europa, asegurando una cadena de suministro de hidrógeno verde entre dos de los principales puertos del continente, Róterdam y Algeciras.