Las nefastas consecuencias de la negativa del Gobierno a la comercialización del alga invasora

14 de Junio de 2022
CádizAlDía.- Diputación ofrecerá ayudas a los municipios afectados por el alga invasora
CádizAlDía.- Diputación ofrecerá ayudas a los municipios afectados por el alga invasora

La Asociación de Alumnas Algas del Estrecho recibió la noticia como un autentico mazazo. El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico tumbó su proyecto para la comercialización del alga invasora en plantillas para zapatos. Una idea en la que llevan trabajando mucho tiempo, invertido mucho dinero y que hubiese supuesto un cambio de realidad con esta especie que tanto daño está causando en aguas del Campo de Gibraltar.

En estos momentos, la Sección de Educación Permanente de Tarifa presentó alegaciones al respecto, pero el tiempo administrativo para que contesten se está agotando. Esta negativa, como bien explica en 8Directo el jefe de estudios del Seper Antonio Vegara, trae consigo una serie de consecuencias nefastas tanto para la comarca como para esta Asociación de Alumnas que tanto esfuerzo y dinero para crear 3.000 plantillas habían invertido.

De momento no existe un Plan B con el proyecto Seasoft para fabricar plantillas de zapatos con ElDAPLANT. Todo son pérdidas. "Hemos perdido 100.000 euros de inversión prometida por la línea de acción social de la multinacional española del textil, se ha destrozado toda la intendencia de suministros para lograr producir a gran escala y se han perdido más de 10.000 euros en las pruebas realizadas en el proyecto piloto", expresa Vegara.

Rugulopteryx okamurae, en Tarifa.Foto: Antonio Vegara.

A todo ello hay que sumar, por supuesto, la dificultad con la que día a día cuentan los pescadores para faenar, con las consiguientes pérdidas económicas. Una situación extrema para muchas familias que dependen de este oficio.

Tras esta negativa, no existe la posibilidad ni de amortiguar los gastos en un hipotético Plan B ya que, como expresa Vegara, "se lo tragó la excesiva burocratización de este proceso por parte de las administraciones competentes".

Por el momento continuarán con ensayos cosméticos, con la esperanza de que en un futuro no muy lejano consigan la autorización. Aunque, como añade Vegara, "también han eliminado una línea de trabajo abierta con un grupo cosmético suizo". En definitiva, un problema que se agrava y cuya posible solución vuelve a pasar de largo a causa de más trabas.